Home

Diario YA


 

Sin embargo, el número de repatriaciones bajó un 17% respecto al año anterior

Más de 30.700 inmigrantes llegaron a España de manera ilegal en 2008

Redacción Madrid. 12 de enero.

   Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado interceptaron el año pasado a más de 30.700 inmigrantes cuando intentaban entrar de forma irregular en España mediante pateras y cayucos o a través de los aeropuertos, según el balance anual de la lucha contra la inmigración ilegal presentado hoy por el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

   En concreto, el año pasado fueron interceptadas 13.424 personas cuando viajaban a bordo de pateras o cayucos rumbo a España. De ellos, 9.181 intentaban llegar a Canarias, cifra que supone una reducción en las llegadas clandestinas a las Islas del 26,4 por ciento respecto del año anterior, cuando fueron 12.478 los viajeros detectados.

   Además, 17.317 personas fueron rechazadas en los puestos fronterizos de puertos y aeropuertos y retornadas a sus lugares de procedencia en 2008, un 28,9 por ciento menos que en el año anterior, debido según Rubalcaba a un "descenso progresivo" en la presión migratoria hacia a España.

   El ministro explicó que en términos globales, la inmigración ilegal por vía marítima cayó un 25,6 por ciento el año pasado hasta situarse en cotas de 2002, en el caso de la Península; y de 2004 cuando se trata de Canarias, lo que a su juicio prueba que "las políticas puestas en marcha con los países de origen poco a poco van dando resultado".

   En este sentido, destacó la cooperación con Senegal, cuyos nacionales ya no son mayoría en los cayucos que llegan a España, y con Marruecos, que según Rubalcaba "está siendo más efectivo en la prevención de la inmigración ilegal". El ministro atribuyó a esta colaboración el descenso del 22 por ciento en el número de inmigrantes clandestinos detectados el último año en Ceuta y Melilla.

   No obstante, vaticinó que España seguirá teniendo una "importante presión migratoria" aún a pesar de la crisis económica y la escasez de ofertas de trabajo, porque la situación en África es tremenda y que haya o no trabajo en España allí importa menos porque lo que quieren es salir de la miseria".  

   MENOS REPATRIACIONES

   En paralelo, la cifra de repatriaciones desde España cayó un 17 por ciento, con 46.426 personas rechazadas en las fronteras (un 28,9% menos), readmitidas por sus países de procedencia (1,1% menos),  devueltas en vuelos fletados a sus países (22,4% menos) o expulsadas mediante expediente administrativo.

   Este último tipo de retornos son los únicos que se incrementaron el año pasado, con un total de 10.616 personas expulsadas de España, el 12,1 por ciento más que el año anterior. Según Rubalcaba, se debe a una "mayor eficacia" policial en la ejecución de los expedientes de expulsión, aunque el ministro reiteró la necesidad de ampliar a 60 días el plazo máximo que se puede internar a un extranjero antes de expulsarle para mejorar este ratio.

   Asimismo, el ministro incidió en la importancia de la colaboración con los países de origen para poder llevar a cabo las repatriaciones. En 2008 la lista de convenios se vio ampliada a 29 Estados, frente a los 22 con la que España tenía acuerdos firmados en 2007. "Ahora, llegan menos y salen más", destacó Rubalcaba.

   También puso el acento en el incremento de fuerzas policiales, 15.710 efectivos en la actualidad; la ampliación del Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE), que en 2009 llegará Levante y Baleares; y el crecimiento de los fondos europeos para luchar contra la inmigración ilegal, con un presupuesto de 101 millones de euros para España a ejecutar en 2009 y 2010.

 

Etiquetas:inmigracióninmigracion ilegal