Principal

Diario YA


 

La Guardia Civil omite informar de la dirección de Otegui en asesinatos terroristas

Blanqueando el terrorismo

Luis Losada Pescador. La Guardia Civil omite datos de la dirección de Otegui en asesinatos terroristas. El objetivo es claro: blanquear la marca política proetarra. Objetivo logrado. Hoy Bildu es el partido favorito de los más jóvenes… y de Tezanos. ¿Y qué pasa si se cumple el pronóstico de Tezanos y Bildu resulta ser la primera fuerza política?, ¿facilitaría el sanchismo la lehendakaritza a la formación heredera de los asesinos de muchos de sus miembros?, ¿nos helarán la sangre todavía más? Es la apuesta de Iglesias que parece ‘resucitar’ para lanzar un órdago a la grande sin cartas. El líder de Podemos amenaza: o el PSOE pacta con Bildu en el País Vasco o que se olvide de la gobernabilidad. El problema es que esa misma amenaza también la lanzan los del PNV, y los de Junts y los de ERC. Y su sanchidad los necesita a todos…

Debemos aunar esfuerzos al mejor futuro de España y los españoles

LA CIUDADANÍA DEBE ACTUAR

En 60 días, en España se celebrarán tres elecciones de singular importancia y trascendencia que marcarán su futuro próximo: vascas, 21 de abril; catalanas, 12 de mayo; y europeas, 9 de junio. En estas últimas, todos los españoles estamos llamados a las urnas; pero las otras dos también nos afectan al condicionar singularmente la marcha del Estado. ¿Quién no tiene un familiar o un amigo en el País Vasco, en Cataluña o en ambas comunidades?, ¿Por qué no enviarles un mensaje, emotivo y motivador, para que cumplan con su obligación ciudadana votando, y fortalezcan así una España integradora? ¿Quién, a través de las redes o de cartas a directores de medios, no puede enviar una reflexión o una llamada?
Invitémonos unos a otros a reflexionar y a actuar, pues todos formamos parte de la sociedad civil que debe vertebrase cada día más, y somos protagonistas de la democracia: sistema superior de gobierno, extremadamente delicado y complejo, y del que dimanan las políticas que promueven ciudadanías participativas.

Así analiza FAES las elecciones vascas

Son ya 45 años de autogobierno sin precedentes en su historia

Vicente de la Quintana. Los vascos están convocados el 21 de abril para ejercer su autogobierno. Es decir, para desplegar las facultades de decisión que les brinda la autonomía política consagrada en la Constitución y concretada en el Estatuto. Son ya 45 años de autogobierno sin precedentes en su historia. Cierto que, desde una óptica nacionalista, el “pueblo vasco” como sujeto político dura ya “siete milenios” (Ibarretxe): ¿qué son cuatro décadas y media en ese abismo temporal? No siendo todavía obligatorio ser nacionalista, algunos vascos distinguimos entre política y antropología y hacemos constar que libertad, democracia y autonomía fueron realidades rigurosamente inéditas hasta 1978 en nuestra tierra. Sobre lecturas interesadas de la etapa foral tenemos ya algo escrito. Además, hay que desconfiar por principio del cómputo nacionalista: cuenta por milenios la identidad y a medio siglo de terrorismo lo llama “ciclo”. Pensando en gente como Otxandiano, Hanna Arendt escribió una vez: “hablar de los campos de concentración sin ira, no es ser objetivo sino indultarlos”.

UNA LECTURA HUMANA Y SOCIAL DE LA BIBLIA

Manuel Parra Celaya. Sin pretender sentar plaza de teólogo, pero sí de humilde cristiano de infantería, tengo la convicción, como creyente, de que los grandes hitos del devenir de la humanidad, tales como la Creación, la Encarnación, la Resurrección y la Redención nunca deben ser interpretados como hechos puramente históricos, válidos para un momento dado en los siglos, sino que son de un valor constante y permanente hasta el fin de la historia.

Los políticos de esta democracia coinciden en una suerte de existencialismo, amparada y supeditada a los intereses de partido o a los compromisos adquiridos con las fuerzas globalizadoras

EXISTENCIALISMO POLÍTICO

Manuel Parra Celaya. No nos engañemos: lo que está en juego en estos momentos no es una alternancia o turno de partidos en el poder ni una interpretación, más o menos fraudulenta, de la Constitución vigente, sino un debate abierto sobre la propia existencia de España, esa que niegan rotundamente los separatismos y que permanece como una nebulosa maleable en la mente de una parte de los españoles abducidos por los vaivenes ideológicos. Esta situación no es actual, sino que viene de lejos (es español el que no puede ser otra cosa, decía Cánovas socarronamente) y deja a la nación como un borrador inseguro cada cierto tiempo; el motivo es que esta mirada pierde de vista un aspecto fundamental: la esencia de España, que, en una justa interpretación, justifica aquella existencia controvertida para algunos. La razón estriba en que no nos adentramos en la metahistoria (sí en la historia para tergiversarla, cuando no se oculta y desconoce), ni la política -ese arte de lo posible- se fundamenta en la metapolítica.

DE LAS ALEGRÍAS A LAS TRISTEZAS

También el Régimen actual, nacido en la Transición, fue recibido con muchas alegrías

Manuel Parra Celaya. Domingo, 14 de abril: fecha de la historia. Vayamos, de entrada, a un texto remoto, nada menos que de junio de 1934: “La revolución del 14 de abril parecía prometer, en cuanto a lo histórico, la devolución a España de un interés y de una empresa comunes (…). Y, después, en cuanto al fondo social, la revolución del 14 de abril trajo la incorporación de los socialistas a una obra de gobierno no exclusivamente proletaria (…); se matriculaban en un movimiento que tenía todo un aire nacional”. También el Régimen actual, nacido en la Transición, fue recibido con muchas alegrías; ya no surgió al compás de aquel brillante manifiesto a favor de una República de Ortega, Marañón y Pérez de Ayala, sino con la mucho más sencilla  pero pegadiza musiquilla del Habla, pueblo, habla.

Parte 1

70 años del viaje del Semíramis: Prisioneros del comunismo

Francisco Torres García. Hace muchos años, cuando yo era un niño, mi padre recordaba con vivas palabras aquel día, un cuatro de marzo de 1954, en que seis presos de Rusia, de la URSS, retornaban a Murcia –yo pude charlar muchos años después con uno de aquellos hombres, José Antonio Ramos Pérez–.
En aquel gran recibimiento, multitudinario, popular, mi padre participó, pues se habían cerrado los centros de trabajo y los comercios; refería cómo la gente rompió el protocoló, llegó hasta el jeep que los llevaba y los alzó a hombros para introducirlos en la Catedral. Luego conocí a un divisionario, de buena voz que cantaba en un afamado coro de la región: estuvo en la Catedral para cantar una salve en acción de gracias cuando aquellos hombres se postraron ante la patrona de la ciudad, ante la Virgen de la Fuensanta, para dar las gracias por su liberación.  Retornaban como auténticos soldados victoriosos, y este es un dato a retener por el lector a lo largo de estos artículos.

La crisis del sanchismo es de tal calibre que ha tenido que echar mano de un improvisado ‘francomodin’

El ‘francomodín’ no tapa el ‘Begoñazo’

Luis Losada Pescador. Las tres elecciones que nos esperan en los próximos dos meses presagian un tremendo desgaste para el sanchismo. La tramitación de la amnistía, la probable actuación del Supremo, la comisión de investigación y las informaciones sobre el caso Koldo y el ‘Begoñazo’ colocan al sanchismo en la peor crisis posible. Así quie Sánchez, ese cambiacolchones resiliente, improvisa un nuevo ‘francomodín’. Sin estar previsto en agenda se inventa una supervisión de los trabajos forenses en el Valle de los Caídos. Pura ‘performance’. Porque los trabajos fueron suspendidos por orden judicial hace meses al carecer de las debidas licencias municipales. Y los forenses de ‘atrezzo’ llevan dos meses sin aparecer por el Valle. La mayoría son de la Universidad de Granada. Y viajaron expresamente para hacer de figurantes del ‘show calavérico’ del presidente. ¡Papelón!

Nombra a una militante para dirigir la televisión de todos y redobla la polarización

El autócrata se enroca

Luis Losada Pescador. El autócrata se enroca. No tira la toalla, sino de resiliencia. Cada día que aguanta es un día en la Moncloa. O en el Falcón. Por eso disimula y anuncia un gran paquete legislativo. ¿Con quien pretende aprobarlo? Su debilidad parlamentaria es evidente. Su gobernabilidad depende de la aceptación permanente del chantaje de Puigdemont. El escenario electoral, sin embargo, no es muy halagüeño. Tras el batacazo de las gallegas, en breve llega el de las vascas. Un 12% de los votantes del PSE elegirían ahora al PNV, opción que -curiosamnete- elegirían también algunos votantes populares para evitar el gobierno de Bildu. Los peneuvistas -sin embargo- siguen alertas ante el posible sorpasso proetarra. Pero si se cumplieran os pronósticos y el PNV revalidara como primera fuerza política vasca, ¿qué hará el PSOE? De momento, desde el PNV se aceita la relación acusando a los populares de iniciar la crispación. Pero si el PSOE apoya el gobierno vasco del PNV, ¿qué pasará con el apoyo de Bidu en el Congreso?

DE LO SUBLIME A LO RIDÍCULO

Manuel Parra Celaya. Hoy había empezado a escribir -llevaba medio folio garrapateado, como fijación o maldición-.sobre la situación política española, pero como el tema está manido ad nauseam y los lectores, y la mayoría de españoles pensantes, están al cabo de la calle y no quiero contribuir a la crispación, la musa que suele guiarme cada semana me ha llevado por otros derroteros. De este modo, empiezo con una referencia a los animalitos, a los seres irracionales por naturaleza, que es mucho más gratificante que tratar de esta política, según se mire. Confieso de antemano que soy un apasionado del mundo animal y, en ocasiones, llevo esta querencia hasta la exageración; en mis paseos y recorridos campestres y ciudadanos,  me empeño en acariciar a perros y gatos (siempre con anuencia del dueño, si está a la vista); en las vacaciones en el pueblo de mis amores, me acerco a todo bicho viviente. No tiene todo eso nada que ver con que, al ser un servidor omnívoro, le encanten los embutidos y el buen jamón salmantino, y jamás le hago ascos a un buen bisté en su punto; lejos, pues, de mis apetencias y modo de ser de cualquier forma de vegetarianismo o de veganismo, que está más de moda. Como se puede deducir, he abominado de la letra pequeña de la Agenda 2030 y de su trasfondo, tan edulcorado de demagogia y mala leche.