Home

Diario YA


 

Cancer en el sistema

No vuelva usted mañana

Carlos Salgado. Impresionante, sencillamente impresionante. Ya no es cuestión de recortes o problemas puntuales, esperar por un resultado concreto o una prueba particular sino que en nuestra sanidad se pierde tiempo y por tanto dinero, única y exclusivamente por el sistema de recolección de pruebas, no es que el médico intente evitar al máximo solicitar pruebas por aquello de no gastar es que cuando las solicitan la lista de espera de urgencia es de un mes!!! ¿Qué pasa con esto? Pues que en muchas ocasiones los síntomas remiten. ¿Tan difícil seria que ciertas pruebas las extrajese directamente el especialista?

No, no es difícil pero claro, hay que transportar y cuidar de esas muestras cosa que lógicamente nadie o casi nadie desea, pues el sistema dicta otra forma de proceder. Ya no es que se pierdan millones con el sistema sino la cantidad que se pierden por el sistema; primer los desplazamientos duplicados, las horas de trabajo perdidas o las horas que se pierden porque desaparecen los sistemas y el paciente decide no acudir o la prueba ya carece de sentido.

Si a estas listas de espera le sumamos las listas de espera de los juzgados y prácticamente cualquier ente dependiente del Estado estamos ante un problema grave, que hace menos productiva a la sociedad por el fenómeno de la falsa protección, pues si un paciente debe ir a hacerse una prueba puede que desaparezcan los síntomas pero no la enfermedad y sus consecuencias.

En el caso de los juzgados se ven atrocidades como que las pruebas de ADN por un delito de violación tardan más de un año y por tanto a las dilaciones indebidas ya propias de la justicia española le sumamos otras pues existen pruebas necesarias para la instrucción de los casos, no queremos meter en prisión a nadie sin sus correspondientes pruebas.

La conclusión es que si nos retiran de nuestros salarios una cantidad tan elevada, tenemos derecho a solicitar que la administración de esos servicios sea diligente para obtener aquello que supuestamente pagamos, pero... Sin los controles que existieron, sin la posibilidad de controlar el sistema y corregirlo es imposible hacerlo eficiente, además de la tentación que supone par a la desviación a destinos ajenos al original. Necesitamos control o la devolución de todas las cuotas pagadas y de ese modo seleccionar nosotros mismos el sistema que queremos para proteger nuestra salud.

Más complejo es el tema de la justicia pues ahí el Estado se hace necesario pero no estaría nada mal que los partidos judiciales poseyeran fiscales propios y no eso que se propone en la nueva reforma de centralizar los juzgados en las capitales de provincia, existen provincia, y no pocas, en las que para cualquier trámite habrá que realizar desplazamientos superiores a cien kilómetros. Ya reclamó el colegio de registradores que no estaban preparados para asumir la reforma del Registro Civil y del mismo modo desoyendo a los profesionales que dedican sus vidas a la justicia parece que desean realizar como siempre las reformas a su modo y manera de hacer las cosas, sin llegar a las personas, sin oír a los profesionales interesados en ello e integrantes de aquellas formaciones a las que afectan.

Tenemos un problema de sistema pero además un problema de gobierno o desgobierno, que nos hace menos competitivos, menos capaces y cada día nos aleja más de los estándares de los países desarrollados que tanto anhelamos cuando hablamos de nuestra situación, parezcámonos en lo bueno y preservemos aquello que nos hizo grandes.
 

Etiquetas:Justiciasanidadespaña