Home

Diario YA

EMPRENDER ES FÁCIL, SI SABES CÓMO

El término ‘emprender’ se ha ido colando cada vez en más y más titulares en los últimos tiempos. Y es que aunque el noble acto de emprender ha existido desde que el humano es humano, recientemente ha tenido una atención mediática creciente.

En este sentido, se ha instalado el discurso de que cualquiera puede emprender, aunque desafortunadamente los datos muestran lo contrario, ya que según un informe confeccionado por la OCDE, solamente el 29% de las empresas españolas sobrevive después de 5 años de iniciar su andadura. De hecho, este porcentaje de fracaso es aún más dramático en el caso de start-ups, tal como apunta Fortune, que reduce su tasa de supervivencia a tan solo un 10%.

Las principales razones que subyacen al descalabro de un número tan grande de emprendedores van desde ingresos insuficientes para subsistir o falta de planificación hasta problemas en la ejecución o ausencia de análisis y control del proceso empresarial. Así que puede ser cierto que todo el mundo puede emprender, pero para ello uno se tiene que preparar a conciencia para poder tener éxito y comprender que introducirse en el ecosistema emprendedor puede no ser un camino de rosas.

Por ello, para poder iniciar un proyecto empresarial con éxito es totalmente recomendable seguir ciertos pasos y no lanzarnos a la aventura sin reflexionar ni planificar adecuadamente.

LOS PRINCIPALES PASOS PARA EMPRENDER
Es obvio, pero el primer paso a seguir es pensar la idea que quieres llevar a cabo. Lo que no es tan obvio es  que para ello habrás de analizar tus aptitudes, conocimientos e incluso tus hábitos y gustos para saber si realmente puedes llevar a cabo dicho proyecto o realmente vas a acabar rindiéndote simplemente por aburrimiento, hartazgo o falta de competencias y recursos. Si llegas a la conclusión de que te faltan aptitudes para hacer realidad tu idea siempre puedes implicar a más gente para suplir tus carencias y fortalecer tu equipo.

Una vez se tenga claro qué producto o servicio se quiere ofrecer es crucial investigar el mercado y fijarse en quién la competencia, además de averiguar qué vende y cómo lo vende. A partir de ahí se podrán ver posibles espacios vacíos que haya en el mercado que puedas rellenar con tu idea. Definiendo esto ya estás concretando cuál es tu modelo de negocio que se puede plasmar perfectamente en un lienzo Canvas, el cual será ideal para explicar resumidamente tu modelo empresarial.

A partir de ahí ya se debería diseñar un plan táctico y estratégico para establecer los pasos a seguir corto, medio y largo plazo. En este documento se tendrán que esclarecer puntos tan importantes como los medios de financiación, el producto o servicio en todos sus aspectos, la manera de llegar al público objetivo, así como los plazos marcados para ir ejecutando las distintas fases del proyecto.

Por otra parte, también es vital llevar un control exhausto de todas la acciones emprendidas y de todas las métricas que van a indicarnos si nuestro negocio está funcionando. Asimismo, ya desde un primer momento, se debería dar a conocer el proyecto a gente que pueda serte de interés, ya sea como cliente, asesor o inversor. Para ello herramientas como una página web, cuentas en redes sociales o unas simples tarjetas personalizadas como las de esta web son fundamentales para que la gente sepa de tu compañía en ciernes.

Tampoco se debe pasar por alto la gran ayuda que pueden suponer personas ya veteranas que pueden aportar mucho de su experiencia pasada en el mundo del emprendimiento. Por ejemplo, la asociación SECOT (Seniors Españoles para la Cooperación Técnica) lleva desde 1995 ofreciendo desinteresadamente su ayuda a aquellos emprendedores que necesiten de asesoramiento de mano de empresarios jubilados.

Igualmente, hay organismos oficiales como los Centros Andaluces de Emprendimiento, o Murcia Empresa, que están al servicio de personas que quieran abrir un negocio. También existen otras instituciones que se enfocan en facilitar crédito como puede ser el Instituto de Crédito Oficial adscrito al Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.