Home

Diario YA


 

Eluana morirá en una clínica después de que los médicos desconecten el suministro de alimentación que la mantiene viva

El Vaticano pide frenar a la "mano asesina" que desconectará a Eluana

Redacción Madrid. 3 de febrero.

   El cardenal y presidente del Consejo Pontificio para los agentes sanitarios, el mexicano Javier Lozano Barragan, pidió hoy frenar "esa mano asesina" que suspenderá el suministro de alimentación a Eluana Englaro, la mujer italiana que lleva poco más de 17 años en estado vegetativo.

   Así lo declaró sin ambages al diario italiano 'La Repubblica' después de saber que Eluana Englaro iba a ser trasladada al centro sanitario 'La Quiete' de Udine, donde los médicos dejarán de suministrarle la alimentación que la mantiene en vida.

   El cardenal, que ya se ha pronunciado sobre el caso Englaro en numerosas ocasiones, reiteró que "interrumpir la alimentación y la hidratación equivaldría a un abominable asesinato y así lo proclamará siempre la Iglesia en voz alta".

   Preguntado sobre la sentencia del Tribunal Supremo italiano, que autoriza a la familia de Eluana a desconectar la alimentación, insistió en que "con todo el respeto por las sentencias, la posición de la Iglesia en defensa de la vida es siempre la misma y no cambiará en función de lo que digan los jueces".

   Esto sirve, "no sólo en relación a Eluana Englaro, sino en todos los casos en los que se trate de salvaguardar el bien inestimable de Dios que es la vida, desde el primer momento de la concepción hasta su conclusión natural".

Etiquetas:abortocaso eluanaeutanasiaiglesiaItaliapapavaticano