Home

Diario YA

EL FEMINISMO SEGÚN CARMEN CALVO

Fidel García Martínez. La mano derecha de Pedro Sánchez en cuestiones relacionadas con su peculiar visión del feminismo que nada tiene que ver con la dignidad  y excelencia de la feminidad  esencial de la mujer real, doña Carmen Calvo es la  encargada de falsificar todas las cuestiones que trata como portavoz oficial y oficiosa del Gobierno, lo mismo  oculta datos sobre la exhumación de los retos mortales de Franco, que despotrica contra el Nuncio exigiendo al Vaticana condena por sus declaraciones sobre el mismo tema. Doña Carmen Calvo se desmelena como una leona cuando habla sobre su fantático feminismo, no para defender a la mujer sino para proclamar lo mucho que ella ha luchado por su emancipación, cuando la realidad es que no se la conoce ninguna idea sobre la mujer y su dignidad que no sea las de  la ideología de género, es decir, la mujer como objeto de manipulación  política partidista y como objeto de enfrentamiento de la guerra de sexos que ella defiende con ardor marxista.
Una auténtica y eficaz luchadora por la emancipación real de la mujer en la vida política, intelectual y religiosa  fue la filósofa judía Edith Stein, (1891-1942) la gran discípula del fundador de la Fenomenología  Edmund Husserl, de quien se separó porque  no defendió el derecho de la mujer a optar  a una cátedra universitaria, cuando según el testimonio de su maestro, era la mujer con más méritos. Después de su conversión a la Iglesia Católica tras la lectura de la  Vida de la gran defensora de la mujer de su tiempo, Santa Teresa, luchó con infatigable celo por la dignidad de la mujer y su capacidad para desarrollar con  eficacia todas las  profesiones. Supo oponerse a la concepción biologista nazi de la mujer romántica y como inferior al hombre. Defendió la igualdad en derechos y dignidad de la mujer quien es compañera  del hombre nunca esclava ni inferior, como se afirma en el libro del  Génesis cuando se narra la creación de  ambos sexos, iguales en su dignidad pero con diferencias no opuestas sino complementarias. Edith Stein, Santa Benedicta de la Cruz, patrona de Europa fue sacrificada y gaseada  por los nazis en Auschwitz por ser judía  y católica.