Home

Diario YA

Conoce el factoring, una alternativa fantástica para que tu negocio no se estanque

El factoring es un concepto a través del cual vamos a poder recurrir a un servicio que nos va a permitir cobrar nuestras facturas con la máxima celeridad, evitando tener que esperar el tiempo permitido a los clientes a la hora de realizar el pago.
 
Existen muchas razones por las que cualquier negocio a día de hoy, ya sea de nueva creación o un negocio con años en el sector, se puede encontrar con el problema de falta de liquidez, y es que sus clientes le pagan incluso a varios meses por lo que hasta que no cobra no puede recuperar su actividad normal. Por ello ahora tenemos disponible el factoring para empresas, un sistema a través del cual contamos con un recurso fantástico que nos va a permitir cobrar las facturas que realicemos desde el primer día aunque los clientes lleven a cabo el pago con posterioridad.
 
Conoce los principales beneficios que obtendrás gracias al factoring
 
No hay duda alguna de que el factoring nos va a aportar una gran cantidad de beneficios, y es que estamos hablando de un sistema a través del cual a partir de ahora ya no vamos a tener que estar esperando los meses acordados con el cliente para que se haga efectivo el abono de la factura, sino que vamos a contar con un intermediario que se encargará de abonárnosla en el mismo instante en el que la presentamos.
 
Esto evidentemente nos va a permitir seguir trabajando con la máxima normalidad en nuestro negocio, ya que vamos a disponer del dinero necesario gracias al cual podremos seguir reinvirtiendo sin la necesidad de ralentizar la producción o vernos en la imposibilidad de servir a otros clientes debido a que no podemos hacernos con materias primas o con los recursos a través de los cuales podamos seguir sacando adelante el negocio.
 
Adelántate al cliente y averigua si es solvente
 
Además del hecho de tener que cobrar el dinero de forma aplazada, las empresas también hacemos frente a otros muchos problemas como puede ser el dar con un cliente que no es solvente, de manera que, tras mucho esperar, llega la fecha del pago y nos encontramos con que efectivamente no ingresamos la cantidad acordada.
 
En estos casos es importante tener en cuenta que, si nos planteamos contratar el servicio de factoring a través de empresas como es el caso de Gedesco, tendremos a nuestra disposición un análisis completo gracias al cual podremos recibir una calificación crediticia que nos va a permitir conocer de antemano la solvencia de la empresa en cuestión en la que estamos interesados.
 
Es decir, a partir de ahora vamos a poder conocer mucho mejor el modo en que funcionan nuestros clientes, pudiendo de esta forma tomar una decisión más acertada acerca de si realmente nos vale la pena trabajar con ellos o por el contrario es mejor buscar otras alternativas.
 
El precio que tiene decantarse por el factoring
 
Es importante que nos paremos por un momento a pensar en que no sólo nos preocupa el hecho de tener que aplazar las facturas y vernos con que cobramos nuestro dinero meses después de haberlas presentado, sino que por otra parte también solemos tener un miedo que siempre está presente que es el hecho de que alguno de nuestros clientes no satisfaga sus deudas con nosotros.
 
Esto es algo que debemos valorar tanto si hacemos como si no hacemos factoring, y en el caso de que optásemos por esta alternativa, hay que pensar que la empresa intermediaria que nos adelanta el dinero es la que va a heredar ese riesgo, de manera que antes de nada establecer un baremo a través del cual valora todas y cada una de las empresas cliente, con lo cual obtiene una información muy valiosa que le permite saber cuáles de ellas suponen un riesgo y cuáles no, así como establecer un grado de riesgo que será el que influirá en el porcentaje que se nos cobrará al adelantar la factura.