Home

Diario YA

BOERS: La tribu blanca africana

Quienes hayan visto el último Mundial de Rugby, habrán observado como los componentes de la selección de Sudáfrica eran todos blancos, menos un jugador de color negro. Muchos de esos jugadores son descendientes de los Boers. ¿Pero quiénes son realmente? ¿Cómo es que en la selección de un país africano juegan mayoritariamente blancos?  Ahora la editorial ACTAS ha lanzado un libro que es la historia definitiva de la conocida como "tribu blanca africana". Escrito por Carlos Roca de una manera que engancha desde el inicio.

En el siglo XIX el Imperio británico se extendía por todos los océanos, mares y continentes, pero durante casi cien años un pueblo africano de raza blanca, descendiente de colonos holandeses, franceses y alemanes, los bóers —palabra de origen holandés que quiere decir «granjeros»— , se resistió valientemente, provocando a la mejor y más disciplinada y moderna máquina de guerra de ese momento, los ejércitos de la reina y emperatriz Victoria, serias derrotas militares. Este libro recoge igualmente el modo de vida tan distinto entre la sociedad británica y la arcaica sociedad bóer, donde estos últimos, a pesar de su «piedad cristiana», no dudaban en practicar o defender la esclavitud, siendo el germen del futuro régimen racista del apartheid que vivió Sudáfrica hasta fechas relativamente recientes.

Igualmente en sus páginas se encuentran los personajes claves de la historia Sudafricana desde finales del siglo XIX y hasta la fecha, como Winston Churchill, Mahatma Ghandi, Baden-Powell, Paul Kruger, Louis Botha, Cecil Rhodes, lord Kitchener, Jan Smuts, Nelson Mandela... Siguiendo el estilo fiel del autor, experto en batallas sudafricanas, la obra es un ensayo histórico, ricamente ilustrado, que se lee como una novela, donde se recorren los campos de batalla de las guerras entre bóers y británicos, tomando como eje central dos de los desastres militares más emblemáticos de los mismos, las montañas de Majuba y Spioenkop. La última gran guerra de los bóers trajo al campo de batalla los primeros fusiles de tiro rápido, la pólvora sin humo y, también, los primeros campos de concentración para civiles de origen europeo, donde miles de inocentes murieron, sobre todo mujeres y niños. Esta es la sobrecogedora historia de los Bóers, el orgulloso pueblo de raza blanca africana que, con apenas una milicia de cuarenta mil hombres, obligó al Imperio británico a movilizar contra ellos para poder derrotarlos a más de medio millón de soldados profesionales.

Etiquetas:ACTAS