Home

Diario YA


 

Madrid podría ser hoy ciudad candidata para los Juegos de 2016

Madrid podrá añadir hoy la condición de ‘ciudad candidata’ a los Juegos Olímpicos de 2016 si supera el ‘corte’ al que se someten también otras seis ciudades, Chicago, Tokio, Río de Janeiro, Doha, Bakú y Praga, dentro de la conferencia Sport Accord, que se celebra en Atenas.   El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), el belga Jacques Rogge, hará públicas, a las 17.30 horas (hora española, una más en Atenas), en la sala Terpsichore del hotel Hilton de la capital griega el nombre de las ciudades que podrán optar a la designación definitiva en la 121 sesión del COI, el 2 de octubre en Copenhague.

Al acto del anuncio acudirán el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, el consejero de Deportes de la Comunidad de Madrid, Alberto López Viejo, el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, y el secretario general del Comité Paralímpico Español (CPE), Miguel Sagarra.

Esta sería la segunda designación de la capital de España como ‘ciudad candidata’, después de que el 18 de mayo de 2004 superara, junto a Londres, París, Nueva York y Moscú, la anterior criba en el proceso de selección para los Juegos de 2012, finalmente concedidos a la capital del Reino Unido.

Madrid debería ser la última de las “tres o cuatro ciudades” -junto a Chicago, Tokio y Río- que deberían ser nombradas, a juicio de los entendidos, por Jacques Rogge, y la estadounidense, la primera, según el orden (Chicago, Praga, Tokio, Río, Bakú, Doha y Madrid) que ha establecido el COI para todo el proceso de selección.

“Pasarán cuatro ciudades. Cortarán por debajo de Río. Bakú y Praga no están ni siquiera intentándolo. Sin embargo, Doha está ejerciendo una presión infinita para poder pasar. Si lo lograra, sería una sorpresa, pero creo que el COI no le dejará seguir porque sería retrasar un problema”, asegura un experto olímpico consultado por Europa Press.

El inconveniente que presenta Doha son las fechas que oferta para la celebración de los Juegos, del 14 al 30 de octubre, para evitar las altas temperaturas del período estival (más allá de los 40 grados centígrados), cuando la temporada internacional de los principales deportes está ya en curso.

Otro punto poco favorable para la candidatura de Qatar es que se trata de un país muy pequeño, casi sin habitantes. Doha suma una población de casi un millón de personas, un riesgo enorme para el COI, que no desearía presenciar unos Juegos en unas instalaciones ultramodernas, pero con muchas butacas vacías.

EL ‘FACTOR MCCAIN’

Chicago y Tokio se perfilan, a priori, como las candidaturas que, además de Madrid, serán mejor puntuadas por los expertos del Comité Olímpico Internacional, aunque Río de Janeiro, sede de los Juegos Panamericanos en 2007 y del Mundial de fútbol en 2014, se mantiene en un segundo plano.

A juicio del experto olímpico, el proyecto de Chicago para los Juegos de 2016 es “muy bueno”, a pesar de que cuenta con “problemas externos de grandísimo calado”. Para él, habría que esperar a las elecciones de Estados Unidos, el 4 de noviembre de este año, para analizar la talla del rival.

Si gana el candidato demócrata Barack Obama, senador de Illinois, la candidatura saldría “muy reforzada” porque el rival de Hillary Clinton en las primarias ha expresado públicamente su apoyo a la candidatura. En cambio, un triunfo del republicano John McCain daría al traste con sus opciones.

“Si gana McCain, Chicago no tiene nada que hacer. Fue y es el hombre más agresivo y enemigo del COI que ha existido en Estados Unidos. Cuando se produjo el escándalo de Salt Lake City (sede de los Juegos de invierno, en 2002) fue el que más acusó de corrupción a todo el COI. Y los miembros del COI lo conservan fresco en su memoria”, analiza.

Además, el sistema de inmigración de Estados Unidos es, según el analista olímpico, “tremendamente humillante y agresivo con ciudadanos de muchos países, a los que les va a costar votar a su favor”. Y todavía queda la cuestión del reparto del dinero entre el COI y el Comité Olímpico Estadounidense (USOC), “de primera magnitud y que crea muchos enemigos mientras que no esté resuelta”.