Home

Diario YA


 

Las remesas de los inmigrantes a sus países caen un 2,6% en el primer trimestre

Las remesas de los inmigrantes que trabajan en España a sus países de origen sumaron 1.872 millones de euros en el primer trimestre de 2008, un 2,6% menos que en el mismo periodo de 2007 y la cifra más baja desde el tercer trimestre de 2006, según los últimos datos publicados por el Banco de España.

   De esta manera, las remesas se han reducido en un año en 51 millones de euros en relación a las remitidas en el mismo periodo de 2007, que ascendieron a 1.923 millones de euros.

   Los datos de la autoridad monetaria ponen de manifiesto el impacto del incremento del desempleo entre la población extranjera, que aumentó un 67,2% en términos internuales en el mes de mayo, empujado por el paro en sector de la construcción (+135,8%), según datos del Ministerio de Trabajo e Inmigración.

   Hasta finales de 2007, la llegada creciente de inmigrantes al país ha permitido una evolución positiva de las remesas. Así, desde el año 2002 las estadísticas del Banco de España reflejan que las remesas de inmigrantes han ido creciendo de forma paulatina desde entonces.

   Según las cifras de la institución gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez, en 2002 representaron 2.844 millones de euros, cifra que ascendió en 2003 a 3.475 millones, en 2004 a 4.189 millones, en 2005 a 4.936 millones, hasta los 6.807 millones en 2006 y hasta los 8.135 millones en 2007.

   Además, el cambio de signo en la evolución de las tendencias podría hacerse más pronunciado en los últimos meses de 2008 dado que todas las previsiones apuntan a que la desaceleración económica desincentivará a partir de este año la llegada de inmigrantes a España.

   En esta línea, el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha afirmado que el Gobierno está trabajando para poner en marcha la opción de capitalización del paro para los inmigrantes que quieran volver a su país en el mes de septiembre.

   Por su parte, el dinero procedente de los españoles que viven en el extranjero aumentó un 5,6% en el primer trimestre del año, hasta los 1.280 millones de euros.