Home

Diario YA


 

De las Guerras Médicas y la Liga Panhelénica a la Guerra Contraislamista y la Liga Paneuropea

Daniel Ponce Alegre. La Idea Principal, o usando lenguaje comunicativo: la Idea Fuerza, que envolvió la pasada Conferencia de Seguridad Europea celebrada en Munich fue la necesidad de Defensa ante la amenaza que supone el terrorismo islamista y que tiene diversos frentes de procedencia: Estatal, Paraestatal y no Gubernamental, así como diversos objetivos a batir.

Los medios usados no son sólo militares de acción terrorista, sino también económicos, mediante el control de los recursos financieros, materiales y logísticos de los países, y mediante el control o sometimiento de los recursos ideológicos, es decir de la fortaleza moral y espiritual de la población, mediante campañas propagandísticas como las que estamos viendo de Gobiernos como el de Irán, Azerbayán, Turquía o Arabia Saudí. Veamos lo que no enseña la Historia Antigua y cómo podemos actuar prudentemente mediante el Rey de Reyes, Jesucristo.

Entre los S. VI - V a.C, Dario, el Medo, no consigue derrotar a Atenas por que ésta confecciona una Estrategia denominada Liga Panhelénica, mediante la cual fortalece y unifica su estructura interna propia helena y su determinación a la defensa de su Libertad frente al Imperio Persa, y mediante el apoyo externo de unos pueblos considerados desde tiempos ancestrales como " hermanos " pues eran semitas y jafitas( descendientes de los hijos de Noé: Sem y Jafet ), estos eran los pueblos Hurritas y Escitas, antepasados de los pueblos caucásicos que hoy están en Armenia, Georgia y en la región sur de Rusia, Chechenia, y que ocupaban desde el Danubio hasta el Don y el Volga. Esta Alianza natural, entre todos los pueblos helenos, y a la vez espiritual, por su nexo común con los descendientes de los bendecidos hijos de Noé, el Siervo Justo de Jahvé, hizo frente de forma efectiva al ataque persa de Dario, el Medo, y de su hijo Jerjes, el Persa.

El Imperio Persa, actual Irán, se extendía por todas direcciones, así como hoy su influencia llega a toda Europa, incluida España, y a través de ella a sudamérica y de manera especial a Venezuela( recordemos que el gobierno iraní tiene dos TV oficiales, una en farsi y otra para toda la comunidad hispánica, con sede en Caracas y en Madrid; igual sucede con TV Córdoba, el canal oficial del gobierno saudí para lengua española: son dos frentes ideológicos islamistas de sometimiento a Europa y Occidente ). Dicho avance del Imperio Persa, apenas conseguía logros hacia el noroeste, el territorio conocido como Escitia y en parte Urartu. Escitia, un territorio al que el historiador romano Heródoto localiza, para el año 516 a.C, entre el río Danubio ( la Dacia ), el Don y el Volga ( ríos que desembocan en el Mar Caspio y el Negro ), no era un territorio fijo pues estaba formado por pueblos nómadas y guerreros en su mayor parte aunque vivían de la agricultura igual que de la caza, eran también hogareños.

En las Crónicas Asirias, se establece su origen real en torno al 700 a.C Hacia el año 516 a.C., Dario ya había comenzado a planificar su campaña contra los escitas que se encontraban en la frontera noroeste de su imperio. Sardis, en Asia Menor, ( la actual Turquía islámica, tras haber sido el Imperio Musulmán Otomano, el Imperio Romano Cristiano de Oriente y antes Asiria o Siria ), se había convertido en el segundo centro administrativo del imperio después de Susa, situada en la actual Irak - Irán, junto al Tigris. Para llegar a Sardis, Darío ordenó construir una carretera llamada " la Calzada Real ", a través de la cual las tropas persas iban hacia el Mediterráneo, frente a Grecia, y también hacia los Dardanelos y el Estrecho del Bósforo, donde se construyó un puente para ascender hacia el norte a orillas del Mar Negro y atacar a los escitas ( recordemos que hoy es la frontera sur de Europa y en concreto de Rusia ) para así extender su influencia como Imperio Persa.

Los escitas, formaron los pueblos eslavos de todas las tierras rusas y todos los pueblos caucásicos, posteriormente fueron evangelizados y en algunas regiones conversos al islam pero en todo caso con una genealogía semita y jafita que marca una clara diferencia con los pueblos árabes, turcos, egipcios y persas musulmanes de procedencia camita e ismaelita. Igual que la Liga Panhelénica no se formó con pueblos extraños y sin relación sólida ninguna, aunque pudieran haber aparentes intereses, la Liga Paneuropea no será estable sin lazos sólidos comunes religiosos cristianos y etnológicos que fundamenten las relaciones comerciales y después las de seguridad y defensa para protegernos del nuevo Imperio Persa e incluso del Nuevo Imperio Egipcio o de Babilonia.

De ella hablaré, Dios mediante, en un próximo artículo. No perdamos de vista la Esperanza descrita en Daniel capítulo 2: " Igual que el barro y el hierro no se juntan, establecerán alianzas humanas pero no se juntarán...

En los días de aquellos reyes el Dios del Cielo establecerá un Reino que nunca será reducido a ruinas, triturará y pondrá fin a todos esos reinos y el Reino se establecerá hasta tiempos sin fin ". Recordemos la exclamación del Libro del Apocalipsis: ¡ Ven pronto Señor Jesús. Amén !.

Etiquetas:Daniel Ponce