Home

Diario YA


 

El ministro de Seguridad Social dice que “tiene sentido y recorrido” un impuesto por capitalidad

‘Madrileñofobia’ fiscal

Luis Losada Pescador

Un impuesto a los madrileños. Esa es la estrambótica propuesta del presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig. Por aquello de la igualdad… La propuesta habría quedado en un ‘estrambote’ si no hubiera sido porque el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, le dio vuelos. “Hay que seguir explorando, tiene recorrido”, dijo este jueves.

¿Tiene recorrido establecer una fiscalidad extra por capitalidad?, ¿no habíamos quedado que todos éramos iguales con independencia del lugar de nacimiento y residencia?, ¿dónde olvidó el ministro Escrivá el principio de igualdad?

Que Madrid tiene ventajas por el efecto capitalidad es evidente. Hay más inversiones, más actividad y por tanto más empleo. Por eso atrae población. Pero por eso también la vivienda es más cara. Y por eso también la Comunidad de Madrid es la más solidaria con el resto de España.

Rentas más altas, más solidaridad. Pero pretender además introducir un plus fiscal personal es una aberración fiscal que además resulta inconstitucional.

Puig y Escrivá se olvidan además de que las ‘ventajas’ de Madrid se deben a unos gobiernos que en lugar de poner palos en las ruedas a la inversión, les pusieron alfombra roja. Y que en lugar de dilapidar el dinero en chiringuitos para amiguetes o ‘ensoñaciones ideológicas’ dedican el dinero de todos al interés general.

Por supuesto, la gestión de la Comunidad de Madrid es muy mejorable: quedan muchos chiringuitos por cerrar y el margen de eficienciar la gestión es elevado. Pero que quien pretenda enmendar la plana sea el peor de la clase resulta irritante.

Quizás se trate de un mero ejercicio polarizador del gobierno para esconder sus vergüenzas. Ante la pésima gestión de la pandemia y los números rojos en todos los indicadores, nada mejor que inventarnos una polémica inexistente y un enemigo distractor.

Ayuso responde con energía a la provocación acusando al gobierno de ‘madrileñofobia fiscal’. Para ella la polarización con el gobierno nacional también resulta útil para convertirse en una figura nacional y evidenciar una oposición real.

Y así es como logramos nuestra ‘preciosa’ serpiente de verano: el impuesto a la capitalidad. Todas las periferias encantadas porque siempre es mejor que Madrid sea culpable a que lo sea uno mismo. Y los chiringuitos -los de playa- también encantados de tener un tema de conversación que no sea la pandemia.

El anzuelo del pescador

Guerra civil entre los separatistas. Aragonés (ERC) pretendía colocarse la medalla de las inversiones en El Prat. Pero Junts se le adelantó y el conflicto está desatado. Quieren amnistía y referendum, pero mientras tanto el dinero no molesta…

Vacunación obligatoria. Al debate del pasaporte covid para discotecas se suma ahora el de la vacunación obligatoria para sanitarios y trabajadores de residencias planteado por cinco autonomías. ¿Cuándo entenderán que la libertad es sagrada? La polémica, de nuevo, en manos de los jueces.

Podemos tensa. Compara al Rey con Luis Roldán. De esta manera reforma su espíritu republicano y marca distancias con su socio de gobierno. ¿Lealtad?, ¿eso qué es?