Home

Diario YA


 

¿Cómo han cambiado los hábitos de consumo con la pandemia?

Los hábitos de consumo de los compradores han evolucionado durante el último año como consecuencia de la pandemia. Una evolución que está directamente vinculada a la tecnología, que ofrece la posibilidad de adquirir casi cualquier producto desde casa.

Internet es un gran escaparate
Es habitual que un consumidor visite distintos escaparates, busque las tendencias que están de moda y compare los precios antes de completar su compra. Gestiones que, actualmente, pueden realizarse desde el domicilio al navegar por Internet. De este modo, el comprador ahorra tiempo, ya que el comercio online ofrece la máxima accesibilidad. Por otra parte, puede realizar compras en cualquier horario y en cualquier día.
La búsqueda de la seguridad en la realización de las compras ha incrementado el número de pedidos online en el transcurso de la pandemia. Internet ofrece grandes oportunidades, de hecho se ha intensificado el marketing digital para conectar con el público, ya que la presencia digital refuerza la visibilidad de las marcas.

Nuevas formas de comprar
Durante la pandemia todos hemos adoptado nuevos hábitos, que están directamente vinculados con el cuidado de la salud y el bienestar. Hemos priorizado la seguridad en la realización de las compras, en los establecimientos físicos, que han adaptado las medidas necesarias a evitar los contagios, y en las tiendas online, cuyas compras han crecido en todos los sectores. Fue en el contexto de la pandemia cuando muchas personas realizaron un pedido online por primera vez. Y la valoración positiva de la experiencia de compra ha hecho que muchas personas sigan disfrutando de la comodidad de adquirir productos desde casa.
Conviene puntualizar que el incremento en la demanda también está en conexión con la transformación digital impulsada por los negocios. La cosmética sostenible crece, los probadores virtuales muestran la innovación que produce la tecnología cuando el consumidor no puede interactuar directamente con una propuesta. En este contexto, también surge el deseo de descubrir nuevas marcas y productos. En el caso de los productos de belleza, las fórmulas de suscripción, a la caja de belleza mensual Abiby o a  otras, facilitaron esta experiencia.

Búsqueda de seguridad y consumo responsable
La crisis actual ha generado una reflexión en el consumidor, que ha tomado conciencia de cómo sus decisiones de compra generan un impacto en el entorno.
En la actualidad, los negocios atraviesan una etapa de incertidumbre y de cambios: el cliente elige aquellas marcas con las que tiene un vínculo de confianza, y se ha intensificado el consumo consciente que evita el error de gastar más dinero del necesario. En este caso, la decisión de comprar no parte de un impulso, sino de un razonamiento previo: el cliente no solo se fija en las ventajas que ofrece un artículo en concreto, sino que tiene en cuenta otros aspectos de la tienda. Por ejemplo, elige un negocio que promueve unos valores con los que él mismo se siente identificado.
El consumo responsable es un consumo consciente, porque el ser humano reflexiona con detenimiento en torno a sus propias decisiones y a las consecuencias a corto y largo plazo que producen en el entorno. En este contexto surge, además, un mayor interés por los productos locales.