Home

Diario YA


 

“Nunca te dejes pisotear por nadie, hijo. Este consejo es la única herencia que vas a tener” Tomás A. Édison

¿El Rey en la reserva? Indultos y secesión descafeinada

Miguel Massanet Bosch.

España ha entrado en cuarto menguante. Por un lado observamos como el PSOE del señor Pedro Sánchez continúa en manos del señor Iván Redondo, como si lo que ocurrió en Madrid no hubiera sido una llamada de atención a las manipulaciones de este caballero, indudablemente dedicado exclusivamente a la persona del actual presidente del gobierno, sin que, como se está demostrando, le importe lo más mínimo la situación de la ciudadanía española, sus derechos constitucionales, su futuro económico o sus libertades individuales.

sin palabras huecas, da via libre a la actuación del gobierno

Este es el gran mensaje del Rey

 

"quiero sobre todo agradeceros a todos los miembros de las FFAA y de la Guardia Civil vuestro compromiso de lealtad y servicio a España y a la Corona"

Primera Pascual Militar del Rey Felipe, tradición que se remonta a cuando España recuperó Mahón

El Palacio Real de Madrid acogió la tradicional celebración de la Pascua Militar, que está profundamente enraizada en la vida castrense española. Su origen se remonta al reinado de Carlos III, cuando, el 6 de enero de 1782, se recuperó la localidad menorquina de Mahón, que se hallaba en poder de los ingleses. Como expresión de júbilo, Carlos III ordenó a los virreyes, capitanes generales, gobernadores y comandantes militares que, en la fiesta de la Epifanía, reuniesen a las guarniciones y notificasen en su nombre a jefes y oficiales de los ejércitos su felicitación.

ENCUESTA ¿Qué le parece la decisión del Rey Juan Carlos?

Diario YA ha puesto en marcha una encuesta para recaba la opinión de sus lectores acerca de la decisión del rey Juan Carlos. VOTE AQUÍ EN LA ENCUESTA

La propia felicitación navideña de la familia real tan bucólica y aséptica ya lo anunciaba.

El discurso de Navidad del Rey

Jorge Hernández Mollar Ex Subdelegado del Gobierno de Málaga He de confesar que este año no he podido prestar una especial atención al discurso de Navidad de S.M. el Rey. Quizás puede haberse debido, como estoy convencido que a buena parte de mis compatriotas, al cansancio y aburrimiento que nos produce una televisión obsesivamente concentrada en temas que giran alrededor de la política, las catástrofes o la violencia en sus diversas facetas y modalidades.