Home

Diario YA


 

EVOCANDO A PEPPONE

MANUEL PARRA CELAYA. Me imagino que muchos lectores recuerdan las historietas salidas de la pluma magistral de Giovanni Guareschi (1908-1968) y, en concreto, a las que tienen como protagonistas inmortales a Don Camilo, párroco montaraz y perpetuo dialogante con su Cristo, y a José Peppone, su cordial enemigo, alcalde comunista del pueblo de ambos, en la Padania. Los libros que narran sus encuentros y desencuentros figuran en un lugar de honor de mi biblioteca, y me entrego a su repaso cuando siento la necesidad de recuperar, ya no la sonrisa, sino la amplia y franca carcajada, como en mis mejores tiempos.

LOS LÍMITES DE LA SOBERANÍA NACIONAL

Manuel Parra Celaya. La actual Constitución afirma, en su artículo 1, que la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado; recoge así una tradición constitucional que arranca de la de 1812 (La soberanía reside esencialmente en la Nación…), continúa con las de 1856, 1869, 1973 (proyecto non nato federalista) y la 1931, con el redactado concreto de los poderes de todos los órganos (de la República) emanan del pueblo.

el rodillo parlamentario del nuevo Frente Popular convertirá el proyecto en una nueva realidad

Ley de Memoria Democrática... HAY ALGO MÁS…

MANUEL PARRA CELAYA. El trámite de la Ley de Memoria Democrática ha empezado su curso; trámite no en el sentido jurídico de la palabra, sino en su uso popular: esto es una cosa de trámite…, pues el rodillo parlamentario del nuevo Frente Popular convertirá el proyecto en una nueva realidad de tono inquisitorial; la oposición se abstendrá, según su costumbre, para evitar -inútilmente- que la vituperen con el estigma del fascismo, y, si algún día se dicta la alternancia, no modificará desde el Poder alcanzado ni una coma de esta dogmática ley, siguiendo la pauta que dejó aquel Registrador de la Propiedad.

Después de leer la Carta de los obispos de Cataluña

DON OPPAS Y DON JERÓNIMO

Manuel Parra Celaya. Después de leer la Carta de los obispos de Cataluña -que comenté en mi anterior artículo-, refrendada por la comisión permanente de la Conferencia Arzobispal Española, ambas instancias bajo la presidencia de Juan José Omella, me ha llegado la carta de don Jesús Sanz Montes, arzobispo de Oviedo. Con todo este material delante y acudiendo una vez más a mi veneración por el Maestro Xenius, se me ocurre que se podría apuntar la existencia histórica de eones episcopales, en línea de aquella conocida definición de la Glosa orsiana (Sacrificar la Anécdota en el ara de la Categoría) y representar, simbólicamente, estas constantes bajo los nombres de los obispos Don Oppas y Don Jerónimo, con la lógica concesión a lo legendario, que cuadra muy bien a esta articulación de lo poético y de lo político.

Aquellas acampadas urbanitas fueron algo más que una simple anécdota

DE LA INDIGNACIÓN A LA DIGNIFICACIÓN

Manuel Parra Celaya. Nos suele ocurrir a los que peinamos canas que el tiempo nos pasa muy deprisa y lo que tenemos en la memoria como algo inmediato en el ayer es ya lejano y remoto. Así me ha ocurrido cuando he leído en los medios que han transcurrido diez años de las jornadas del 15M. Aquellas acampadas urbanitas fueron algo más que una simple anécdota, más que una consabida manifestación poblada mayoritariamente de jóvenes inconformistas que coreaban los eslóganes de siempre. Significaron una escenificación de un malestar larvado, al que no atinaban a dar cauce ni el gobierno -de izquierdas precisamente entonces- ni la oposición de la derecha, ningún partido o sindicato del Sistema.

UN ARTÍCULO RETROSPECTIVO

"La Iglesia catalana" y seminarios casi yermos

Manuel Parra Celaya. Las hemerotecas son muy importantes, incluso las particulares y modestas por propia definición. De la mía he encontrado un recorte que guardé, Dios sabe por qué, correspondiente a La Vanguardia de Barcelona, de fecha 9 de septiembre de 1990, es decir, hace la friolera de veintiún años; el título es bien significativo: “Tres diócesis piden a los inmigrantes (aún no se había establecido la cursilería de migrantes) que se catalanicen por haber sido acogidos”. La información en cuestión se hace eco de la Hoja Diocesana (Full Diocesà) editada conjuntamente por las diócesis de Tarragona, Vic y Solsona, con motivo de la inminencia de la celebración de la Diada (11 de septiembre) de aquel año, y el artículo lleva como única firma el de Redacción, con lo que se supone que es responsabilidad de la publicación y de sus directores, en este caso, los señores obispos, aunque se apresura La Vanguardia a aclarar que estos “no participan directamente en la redacción del documento”, pero que “los componentes del equipo redactor cuentan con su confianza y con absoluta autonomía”.

-repetida abundantemente por TVE-

FUEGOS: La versión oficial es que los incendios son una consecuencia directa del cambio climático

La versión oficial -repetida abundantemente por TVE- es que los incendios son una consecuencia directa del cambio climático; no somos expertos en el tema y líbrenos Dios de pontificar al respecto, a la inversa de lo que sucede con esas informaciones elevadas a la categoría de dogma indiscutible. No obstante, algunas lecturas divulgativas nos han demostrado que no existe unanimidad científica sobre ese cambio climáticos de marras, que predominan las que lo reducen a la categoría de ciclos, poco manipulables por el ser humano, y, en fin, que existe suficiente controversia entre los especialistas para no convertir en artículo de fe las teorías de los nuevos profetas del fin del mundo; quedó bastante diáfano -y sirva de ejemplo- el caso de las famosas predicciones de Al Gore sobre el deshielo de los Polos.

Es decir, que se avergüence el que piense mal de esto, en román paladino

HONNI SOIT QUI MAL Y PENSE

Manuel Parra Celaya. Es decir, que se avergüence el que piense mal de esto, en román paladino. Porque este artículo trata de literatura, como podrán ver ustedes, solo de literatura.  A este humilde articulista nunca le dado por empezar a escribir una novela; quizás le ocurre como a don Eugenio d´Ors -salvando las distancias, claro-, que confesaba que no sabía narrar, y la razón era que mi natural inclinación, cuando encontraba las narraciones bajo mi mirada, es dejarlas quietas: Lo cual no significa, en modo alguno, dejarlas inertes. Amparándome, pues, en las palabras de este ilustre precedente y maestro, no he querido nunca pasar por el ridículo calvario del españolito que, con su texto bajo el brazo, recorre editoriales para recibir corteses excusas o directas negativas. No obstante, ante los momentos actuales, he sentido la comezón de idear personajes e hilvanar situaciones novelescas, inspirados ambos en la vida real de España.

¡TODOS VEGANOS…O ALGO ASÍ!

Manuel Parra Celaya. Poco a poco  nos van recortando, ya no solo los derechos cívicos por las normas sanitarias o, pongamos por caso, la independencia de la judicatura, sino muchos ámbitos personales de libertad o de, en expresión tan española, de hacer la real gana. Sé que es una tendencia imparable en todo el mundo occidental, sometida a la dictadura de la corrección política, pero en España lo estamos notando mucho más, dada la particular idiosincrasia de quienes nos representan (¿), nos conducen y guían desde las aulas, los medios de difusión o de propaganda, y quienes nos dirigen, posiblemente dadas las características del Sistema al que todos ellos obedecen.

DIAGNOSIS SOBRE EL ROMANTICISMO

MANUEL PARRA CELAYA. ¿Se escandalizará mucho el paciente lector si afirmo que estamos viviendo en la época predominantemente romántica? Me temo que a ese escándalo inicial sucederán una serie de dudas sobre mi estado mental si no me apresuro a matizar el concepto y expresar las razones de mi tesis. Empiezo por aclarar que entiendo por romanticismo y lo que se aleja de mi idea: Romanticismo no es escribir versos a la persona amada, salvo que nos dejemos arrebatar por la lírica de Bécquer o la exaltación de Núñez de Arce; mejor tomemos como referencia, por ejemplo, a Pedro Salinas.