Principal

Diario YA


 

Después de leer la Carta de los obispos de Cataluña

DON OPPAS Y DON JERÓNIMO

Manuel Parra Celaya. Después de leer la Carta de los obispos de Cataluña -que comenté en mi anterior artículo-, refrendada por la comisión permanente de la Conferencia Arzobispal Española, ambas instancias bajo la presidencia de Juan José Omella, me ha llegado la carta de don Jesús Sanz Montes, arzobispo de Oviedo. Con todo este material delante y acudiendo una vez más a mi veneración por el Maestro Xenius, se me ocurre que se podría apuntar la existencia histórica de eones episcopales, en línea de aquella conocida definición de la Glosa orsiana (Sacrificar la Anécdota en el ara de la Categoría) y representar, simbólicamente, estas constantes bajo los nombres de los obispos Don Oppas y Don Jerónimo, con la lógica concesión a lo legendario, que cuadra muy bien a esta articulación de lo poético y de lo político.

¿Lo útil, práctico, lo que mejor convenga o lo de interés para el Gobierno, por encima de la Ley, de la Constitución y del Estado de derecho?

La traición, perfectamente urdida por Sánchez contra España, se consuma

Luego, ¿qué garantía va a tener el actual Gobierno de qué dándoles los indultos, el clima con Cataluña va a mejorar? ¿Quién puede asegurar que, al mes, al medio año o al mismo año que viene, no se vayan a producir otros incidentes, manifestaciones, actos de sabotaje o chantajes y amenazas por parte de los grupos, al frente de los cuales tenemos a señores como Sánchez (el catalán) o Cuixart?

Alegan ustedes que lo hacen para buscar la concordia entre los españoles. Ya.

"Carta cerrada a monseñor Luis Argüello (¿para qué abierta, si ni la va a leer?)"

Luis Henríquez Lorenzo. profesor de Humanidades. Usted, D. Luis, en calidad de secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española acaba de comunicar en estos primeros días del verano de 2021 que ustedes los obispos españoles exhortan a que se dialogue con los partidarios de una Catalunya Lliure. Según ha trascendido a los medios, no ha habido unanimidad entre ustedes al respecto; incluso dos obispos, Sanz Montes y el actual titular de Toledo, han manifestado su oposición al indulto concedido por el Gobierno de Pedro Sánchez. Con todo, ¿nos podría usted explicar, monseñor Argüello, de qué se podría dialogar con los separatistas catalanes (con los vascos sería exactamente igual), si estos son decididos partidarios de no dialogar de nada que no sea avanzar en el Procés, esto es, el proceso irreversible e inapelable hacia la independencia de Cataluña?