Home

Diario YA


 

1903-1959

Semblanza de Agustín de Foxa en el cincuentenario de su muerte

Eduardo Núñez Barrado. Agustín de Foxá (Madrid, 1903-1959) nació en Madrid en el seno de una familia tradicional y distinguida. Estudió en el Colegio del Pilar, y después cursó la carrera de Derecho, e ingresó en la carrera diplomática, alcanzó un puesto de diplomático que le permitió viajar por todo el mundo, habiendo estado destinado como embajador, entre otros países, en Rumanía, Bulgaria, Inglaterra, Grecia y Francia. Escritor y diplomático catalán, fino poeta y dramaturgo, compaginó la diplomacia con el periodismo y la literatura, habiendo sido colaborador habitual de ABC desde 1930 hasta su muerte. Fue un gran amigo de José Antonio Primo de Rivera, e integrante de aquella corte literaria que rodeaba a José Antonio. Estuvo vinculado a la Falange y colaboró, junto a Rafael Sánchez Mazas y Eugenio Montes, en la creación y redacción de las estrofas del himno "Cara al sol".

Cotidiano contertulio en la tertulia literaria "La ballena alegre", a la que asistían José Antonio Primo de Rivera, Dionisio Ridruejo, y Quadra Salcedo, fue falangista desde el primer día. Trabajó y colaboró en diferentes periódicos y revistas nacionales, como "Jerarquía" y "Vértice" junto a intelectuales de la talla de Alfonso García Valdecasas, Pedro Laín Entralgo, Angel María Pascual, Gonzalo Torrente Ballester, Dionisio Ridruejo, Eugenio D´Ors, el pintor Sainz de Tejada, Ernesto Giménez Caballero, José María Pemán, Edgar Neville, José María Castroviejo, y Alvaro Cunqueiro. Fundó "Legiones y Falanges", editada desde Roma, para simbolizar la unidad de los fascismos mediterráneos, y donde colaboraron escritores destacados como el crítico y autor teatral Alfredo Marqueríe, Rafael García Serrano, Azorín, Eugenio Montes, y el por entonces joven estudiante Camilo José Cela.

En 1933 se publicó su primer libro de poemas, "La niña del caracol", al que seguirían otros títulos como "El almendro y la espada" o "El gallo y la muerte". Hombre inquieto, fue también autor teatral como lo demuestran las obras "Cui-Ping-Sing", "Baile en Capitanía" y "El beso a la bella durmiente". Muchos de sus textos recogen su amor por España y la consolidación de las viejas costumbres.

Como curiosidad, decir que el escritor y diplomático Agustín de Foxá vivió antes de la guerra en la calle Atocha de Madrid, y después de la guerra vivió y murió en 1959 en la calle Ibiza, 1 de Madrid, enfrente del parque del Retiro. Y en esa misma casa vivió también el escritor falangista Angel Alcázar de Velasco, primer Palma de plata de la Falange de Madrid. El autor madrileño Agustín de Foxá ingresó en la Real Academia Española en 1956.

 Pero su obra más conocida es una novela histórica, que es una rotunda denuncia de la realidad que fue el marxismo en Madrid en la tercera década del siglo XX, titulada "Madrid de corte a checa", y que comienza ya a ser vista como lo que, desde el primer momento de su escritura, fue: una de las mejores novelas de la primera mitad del siglo XX. Novela de estilo ágil y brillante, con un gran dominio de la metáfora, es también un testimonio histórico, que fue escrita en 1937 y publicada en 1938 por Ediciones Jerarquía, y fue probablemente la más famosa de las novelas que trataron el tema de los años de la República y de la guerra civil, que además pretendió emular los "Episodios Nacionales" de Benito Pérez Galdós, pues era el primer tomo de una serie que el escritor madrileño, apenas llegó a esbozar.

Agustín de Foxá tiene como escritor casi un único problema: haber sido rechazado o leído menos por el valor intrínseco de su obra que por el carácter y color de su ideología. Pero, sin la menor duda, bien merece ser recordado y homenajeado en el cincuenta aniversario de su muerte.