Home

Diario YA


 

El desafío separatista, que tuvo en el 9-N y posteriores consultas ilegales su máxima expresión, tuvo el pasado miércoles, 12 de octubre, su último episodio notable

Romper las leyes en Badalona

Rafael Nieto, director de Sencillamente Radio, en Radio Inter. En ese gesto altivo y buscadamente provocador de romper la orden de un juez en la puerta del Ayuntamiento de Badalona está el resumen de lo que es, desgraciadamente, la España de hoy. En realidad, la España desde la transición hasta hoy. Un lugar donde las leyes sólo operan para los ciudadanos, para los que pagamos impuestos y trabajamos honradamente, mientras la clase dirigente de todos los partidos se aprovecha de nuestro dinero y de nuestro trabajo, e incumple deliberadamente las leyes que antes ha elaborado.

El desafío separatista, que tuvo en el 9-N y posteriores consultas ilegales su máxima expresión, tuvo el pasado miércoles, 12 de octubre, su último episodio notable. Probablemente conozcan todos la historia; el grupete de indocumentados que gobierna en ese municipio, radicales de extrema izquierda, separatistas, podemitas, en fin, toda esa fauna entrañable, pensó que la manera de humillar mejor la Fiesta Nacional española, el Día de la Hispanidad, era abriendo las puertas del Ayuntamiento para que los funcionarios acudieran a trabajar y no descansasen, o sea, no hicieran la fiesta. Revestido todo, claro, con una excusa, que en este caso era atender a los vecinos de Badalona que, con toda seguridad, estaban ansiosos por resolver, justo el miércoles, todas las dudas ciudadanas que han ido acumulando desde que nacieron. Dónde pagar el IBI, cómo recurrir una multa, en fin, esas cosas que a uno se le ocurren todos los 12 de octubre de todos los años de nuestra vida.

Y allí que se plantó, como digo, en la puerta consistorial uno de estos elementos que, por la gracia de las urnas, ha pasado del botellón y el césped de la facultad a ser el representante de la noble ciudadanía, con la orden judicial en la mano, rompiendo el documento como lo que es: papel mojado. Porque para un político separatista que quiere destrozar la unidad de la Patria y, con ella, nuestros derechos y libertades, las leyes son papel mojado y nada más. Cosas que se leen y luego se rompen.

Es lo que viene haciendo el separatismo vasco y catalán desde la muerte de Franco, sin que el PP ni el PSOE hayan hecho nada para evitarlo. Absolutamente nada, al revés, les han dado dinero, más de lo que les corresponde, les han dado apoyo político, y les han dado demasiadas explicaciones, que no procede dar a un Gobierno central. Y les ha faltado tres cosas: patriotismo español, que no lo tiene ninguno, sentido de la dignidad, que no lo conocen, y valentía, de la que carecen. Las consecuencias las pagamos ustedes y yo.

Pruebe cualquiera de ustedes a romper una multa de tráfico con esa gracia y donaire que se gasta el muchachito de la CUP que vimos por televisión. Rompan el recibo del IBI, la factura del gas, la letra del piso, o una orden de embargo. Rompan en general todo aquello que les obligue a hacer algo por orden judicial o de la Administración. Y verán lo que les pasa. Por eso luego nos piden el voto, y nosotros se lo damos. Por eso necesitan nuestro apoyo en las urnas, para que todo siga igual. Para que ellos tengan sus privilegios y nosotros les paguemos el chiringuito. Para que unos dicten las leyes y otros, los ciudadanos normales, las cumplamos.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras, efectivamente, en este caso así es. Pocos discursos serán tan expresivos como la altanería, la bravuconería, la chulería de quien jamás debería haber pasado de dependiente de una tienda de todo a cien. Pero los ciudadanos le han alzado, a él y a sus compadres, a lo más alto de las instituciones, donde ya hace tiempo que detentan el poder asesinos, terroristas y corruptos. Lo más bajo de la sociedad está en lo más alto del Sistema. Es normal, pues, que hagan con nosotros lo que les da la real gana. Y lo que les queda.

Etiquetas:nacionalismorafael nieto