Home

Diario YA

Cada vez más personas deciden crear sus propias tarjetas PVC personalizadas

Las tarjetas PVC, una de las mejores opciones de personalización para los usuarios

Sin duda alguna, la implantación de Internet y las nuevas tecnologías en el conjunto de la sociedad ha provocado una serie de transformaciones que afectan a todos los sectores y ámbitos. Una era de digitalización de la información y los recursos, donde el papel cada vez está perdiendo más protagonismo en favor de los dispositivos digitales.
Sin embargo, todavía siguen funcionando algunos elementos identificativos del pasado como el caso de las Tarjetas PVC, que hoy en día son utilizadas por multitud de usuarios que necesitan identificarse ante otras personas o clientes que no saben nada sobre ellos. Tarjetas ideales para la identificación de personas y la regulación de accesos en empresas, congresos o eventos de toda índole.
Tarjetas que incluso pueden ser utilizadas en otros ámbitos más particulares como clubes de fútbol, eventos musicales o congresos empresariales donde es necesaria la restricción de accesos para que no se cuele ninguna persona. Por ello, no resulta extraño ver cómo cada vez más usuarios deciden acudir a una tienda especializada para elegir el modelo de tarjeta PVC que mejor se adapta a sus necesidades.
Además ahora no hay que salir de casa para conseguir las tarjetas PVC personalizadas, ya que en la gran red de redes existen sitios web especializados en la creación e impresión de este tipo de tarjetas. Para que el usuario no tenga que preocuparse por nada, y puede recibir las tarjetas en casa en el menor tiempo posible.

Tipos de tarjetas PVC personalizadas
Todo depende de las necesidades concretas de cada tipo de usuario, pero lo cierto es que actualmente existen diferentes tipos de tarjetas PVC personalizadas. Por un lado, es importante diferenciar los distintos formatos de tarjetas en PVC que hay disponibles en el mercado.
Entre estos formatos se puede distinguir el tipo estándar, que responde a un tamaño de 86 x 54 mm y a un grosor de 0,76 mm; y el tipo llavero que responde a un tamaño de 28,66 x 54 mm, más propio de otros usos como guardarropas, tickets, fichas o tarjetas de descuentos.
Dos de los tipos más utilizados por los usuarios, que buscan un tipo de tarjeta única que transmita a la perfección el mensaje de la empresa o persona en cuestión. Por ello, también resulta fundamental fijarse en el diseño de las tarjetas a la hora de transmitir el mensaje a los clientes.
El refrán suele decir que “una imagen vale más que mil palabras”, y en el caso de las tarjetas PVC personalizadas es totalmente acertado, puesto que los clientes se fijan mucho más en el color y en los detalles de la tarjeta que en la propia información que pueda albergar.
Por esta razón, resulta fundamental que las tarjetas PVC personalizadas incorporen un diseño y unas artes gráficas bastante reseñables que causen impacto en el usuario desde el primer momento, para que de esta manera el mensaje quede impregnado durante algún tiempo en su mente.
Factores como el color, la resolución de los logotipos o la tipografía seleccionada son de vital importancia, ya que serán la puerta de entrada a que el usuario preste atención sobre la tarjeta. Los expertos en la materia recomiendan elaborar este tipo de tarjetas PVC en color blanco, dorado y plateado, ya que suelen llamar bastante la atención de los usuarios; y establecer siempre una resolución de 300 ppp para que la tarjeta no pierda calidad en la impresión.
 
Principales elementos que deben incorporar las tarjetas PVC
Como ya se ha comentado anteriormente, a la hora de seleccionar un tipo u otro de tarjetas PVC todo dependerá de las necesidades y características concretas de cada usuario. No es igual una tarjeta de acceso a un evento deportivo, que una tarjeta de presentación ante clientes que quieren realizar la compra de un determinado producto. Por ello, no todas las tarjetas PVC pueden ser iguales y cada usuario debe elegir la que más le conviene en cada caso.
Así por ejemplo, algunos de los elementos de identificación que nunca deben faltar en una tarjeta PVC personalizada son el nombre de la empresa o el usuario, el número de teléfono, el correo electrónico o las redes sociales de contacto. Además, también se pueden añadir otros elementos de identificación como fotografías, códigos de barras o códigos QR.