Home

Diario YA

Más de un millón de marineros, la mayoría procedentes de países pobres, vive en estas ciudades flotantes

La Virgen del Carmen y el mar

Suso do Madrid. El pasado día 16, festividad de la Virgen del Carmen dedique un tiempo a pensar sobre Ella y el mar. Y es que, el 90 % de las mercancías que circulan por el mundo son transportadas por mar. A bordo de esos grandes buques hay personas. Más de un millón de marineros, la mayoría procedentes de países pobres, vive en estas ciudades flotantes.

Pasan meses alejados del hogar, en condiciones de trabajo a menudo precarias, y expuestos a las inclemencias de la naturaleza, cuando no a la piratería. La Iglesia les recuerda en España especialmente en la fiesta de la Virgen del Carmen, en la que se celebra el Día de las gentes del mar. Por tradición e historia, los españoles conocemos bien las penalidades de los marineros, pero en las últimas décadas han aparecido nuevas circunstancias que obligan a ampliar la mirada.

El mensaje de monseñor Luis Quinteiro, el obispo promotor del Apostolado del Mar, recuerda la encíclica del Papa Laudato Si, que pone el foco en cómo repercuten nuestros estilos de vida en la degradación de los mares. También habla el obispo de Tuy-Vigo sobre el drama de los refugiados en el Mediterráneo, recordando que no pocas tripulaciones mercantes han estado en primera línea de los rescates.