Home

Diario YA


 

Detalles Originales

La monarquía no es modernidad

Fernando Z. Torres La abdicación de don Juan Carlos ha vuelto a traer a nuestros días el debate ciudadano acerca de la forma de Estado procedente para España. Concentraciones espontáneas no autorizadas en muchos puntos de la geografía española, reclamaban días atrás el sometimiento al voto popular la decisión de pasar a una república, o mantener el sistema de monarquía parlamentaria vigente hasta el momento. Cierto es que el partidismo por la primera viene siendo monopolizado por la izquierda más radical, formando una simbiosis de carácter torticero tergiversando el significado del concepto. Pareciera que no hubiera republicanos conservadores, cuando nada más lejos de la realidad.

Si me preguntan a mí no podría dar una respuesta que me permitiera situarme a un lado o al otro. La funcionalidad me haría simpatizar con la república y el significado me haría decantarme por la monarquía. Porque aunque escasos, ha habido reyes de los que podemos sentirnos orgullosos, cuyos nombres llevarán grabado a fuego la grandeza de España para la eternidad.

Me siento delante del ordenador después de ver las imágenes de juramento de Felipe VI y el posterior saludo, ya con la Reina doña Letizia, desde el balcón del Palacio Real. Hay varios detalles que me han llamado la atención de este hecho histórico: el juramento del recién coronado rey, la ausencia de ceremonia religiosa y la desaparición de algunos distintivos en el escudo de armas de don Felipe.
Descafeinado es el adjetivo que más se me antoja para el juramento que nuestro monarca ha realizado con ausencia de cualquier símbolo religioso. Un acto sencillo sin ornamentos y con total ausencia de pomposidad, ha sido la forma elegida para elevar al trono al último Príncipe de Asturias. Una cuidada puesta en escena seguramente necesaria para los tiempos que corren pero alejada del significado de la monarquía, cuyo símbolo principal es el adorno recargado.
 

A diferencia de la forma que adoptó su padre, no se ha incluido entre los eventos de la coronación de don Felipe la tradicional ceremonia religiosa. Sería necio por mi parte pensar que los organizadores olvidan que los monarcas, tradicionalmente, han encomendado a Dios su reinado, sometiéndose a Su voluntad. Monarquía y tradición religiosa siempre fueron de la mano.

El saludo de Sus Majestades desde el balcón principal del Palacio de Oriente ha sido realizado presidido por el nuevo escudo de armas de Felipe VI, el cual presenta novedades que otras cuestiones han hecho pasar por alto. Han desaparecido el yugo y las flechas y se ha retirado la cruz de San Andrés que arropaba el emblema. Escucho con sonrisa de medio lado que el yugo y las flechas fueron invento del general Franco, que si bien lo adoptó en el escudo de España, debemos remontarnos a Alejandro Magno para encontrar el significado de estos símbolos, traídos para sí por los Reyes Católicos. La cruz de san Andrés formaba parte del escudo de España desde principios del siglo XVI y no simboliza más que la humildad y el sufrimiento del apóstol que fue crucificado en dos troncos en forma de aspa, agonizando durante tres días hasta su muerte. Muchos países americanos incluyen en sus enseñas la cruz de San Andrés, como recuerdo de su pasado español. Ese mismo del que nosotros nos deshacemos de un plumazo.

Anteriormente me refería al significado de la monarquía. Esta institución no puede ser moderna, y sino no es monarquía. Si me dan a elegir entre funcionalidad y significado, me quedo con significado que se conjuga perfectamente con funcionalidad. Por el contrario, la funcionalidad que ofrece la república no se puede armonizar con significado. El significado en este caso es tradición, es amor por las costumbres, es mantenimiento de ritos, es dar testimonio del pasado, es promocionar el conocimiento de nuestra historia, es la identificación con unos hábitos es, en suma, orgullo de ser español. Llevamos siglos de intentos por desmembrar nuestra Patria, parece mentira que sea precisamente la democracia aquella que consolide el hecho.
 

Etiquetas:D. Juan CarlosFelipe VImonarquíaespaña