Home

Diario YA

La inversión en Bolsa a largo plazo es más rentable

La inversión en bolsa mantenida durante un largo periodo de tiempo da mejores resultados que la misma inversión materializada en renta fija o en depósitos bancarios
Invertir en bolsa está al alcance de todos los ciudadanos con una mínima capacidad de ahorro. No hace falta esperar a tener grandes cantidades para comenzar. La mejor opción, según opinan los expertos, es plantearse la inversión en bolsa con visión de largo plazo. En este sentido, el sistema no es otro que ir realizando ingresos en la apuesta elegida de forma periódica, es decir, cada mes una cantidad de 100 o 200 euros, o lo que permita la capacidad de ahorro individual o familiar.
La inversión en bolsa durante un periodo prolongado de tiempo, con pequeñas cantidades de dinero que no se van a necesitar en el día a día, está considera la mejor forma de ahorro en estos momentos, mucho más rentable que los depósitos a plazo fijo o cualquier otro producto financiero de los que ofrece la banca tradicional. Si estás interesado en este tema, descubre cómo invertir en bolsa fácilmente a través de este enlace que se acaba de dejar referenciado y conviértete en un experto en poco tiempo.

¿Qué se entiende por inversión a largo plazo?
Como en el caso de las demás inversiones, son actividades económicas en las que se deposita un capital con el objetivo de obtener rentabilidad con el paso del tiempo.
En el caso de las inversiones a largo plazo, ese periodo de tiempo va a ser extenso, lo que le otorga unas características que las hacen especialmente seguras. Unos de los principales atractivos que presentan es que se eliminan las incertidumbres del día a día y el alto riesgo de las operaciones volátiles.
Algunos ejemplos de este tipo de inversiones son los activos de empresas consolidadas, la bolsa en valores de cierta estabilidad, la construcción o la compra de inmuebles.

7 ventajas de invertir a largo plazo en bolsa
La inversión en Bolsa requiere de los datos e información suficientes para hacer un análisis y un estudio de los mercados, elegir bien los dividendos y así obtener una alta rentabilidad. Estos son los cursos de bolsa más destacados, una buena forma de tener un acercamiento para aquellos que empiezan y de ampliar conocimientos para los que ya tienen experiencia.

Menos comisiones e impuestos
Cuando se invierte a corto plazo, se realizan muchas operaciones de compraventa, y esto implica pagar más comisiones, y en caso de ganar dinero, como es deseable, también más impuestos a desembolsar.
Invirtiendo a largo plazo, se reducen los gastos de inversión y, por tanto, se aumenta la rentabilidad.

Se cometen menos errores
Cuantas más operaciones se realizan, más posibilidades hay de cometer errores. Se estima que el 90 % de los traders pierden dinero en el corto plazo.
Sin embargo, en la inversión a largo plazo, las tomas de decisiones son mínimas y las posibilidades de equivocarse, también.

Hay más tiempo para corregir una mala entrada al mercado
Entrar en el mercado siempre supone una decisión difícil
. Si la apuesta por la que el trader o inversor está interesado ha bajado mucho, se teme que siga bajando. Si está subiendo hay prisas por entrar para aprovecharse de esta corriente alza, pero siempre puede ocurrir que suceda justamente los contrario a las expectativas fijadas. Con la inversión a largo plazo hay, como es de suponer, más opciones para corregir una mala entrada en bolsa.

Dividendos e intereses
Es lógico pensar que cuando se hacen inversiones a corto plazo continuamente se entra y se sale del mercado. Mientras se está fuera, lógicamente, no se cobran ni intereses ni dividendos. En cambio, con la inversión a largo plazo siempre estamos recibiendo alguna cantidad de dinero, siendo el principal factor que marca la diferencia en el resultado final de la rentabilidad.

Interés compuesto
Explicado de forma sencilla, el interés compuesto resulta cuando los intereses de la inversión inicial que se hace, se añaden al total de la inversión. De esta forma, esos intereses volverán a generar intereses sobre sí mismos.
Este poderoso efecto que hace que la inversión a largo plazo sea mucho más rentable.

Reducción de riesgos
El riesgo se reduce a largo plazo porque la rentabilidad media se vuelve mucho más estable, sin tener que estar continuamente pendiente de los vaivenes diarios, semanales y anuales de la bosa. Cuanto más tiempo se esté en el mercado, más probabilidades habrá de que el interés medio de la inversión sea positivo.

Facilidad
La inversión a largo plazo es más fácil de llevar a cabo, requiriendo menos esfuerzo y dedicación que cualquier otra fórmula
. Únicamente hay que definir unos objetivos y establecer la estrategia de inversión durante amplios periodos de tiempo, mantenerla y no modificarla, sin tener en cuenta el comportamiento del mercado.