Home

Diario YA

La inteligencia artificial del hoy y del mañana

En las últimas décadas, la tecnología nos ha brindado un sinfín de avances que hasta hace unos años eran inimaginables, como la inteligencia artificial. Ésta, que puede definirse como un conjunto determinado de algoritmos creados para simular la inteligencia humana, está presente en numerosos artefactos que se utilizan en actualidad, aunque la mayoría de las personas no parecen ser conscientes de ello. De acuerdo con un estudio realizado por VMware, un 60% de los españoles piensa que la inteligencia artificial es una máquina robótica, y por lo tanto no se plantea que el asistente de su teléfono móvil lo sea. Asimismo, un 45% opina que la tecnología en general tiene un papel relevante en su vida diaria. 
 
Los datos de la encuesta denotan la necesidad de incentivar la educación tecnológica, de manera que aquellos con menos conocimientos puedan aprovechar las ventajas de los nuevos programas informáticos. Hoy en día, gran parte de los aparatos cuentan con una versión con software, como por ejemplo las máquinas tragaperras online. El hecho que las últimas sean más atractivas para los usuarios que las tradicionales no es de extrañar, puesto que como dice CasinoTop10, las máquinas virtuales disponen de un amplio abanico de diseños y elementos interactivos.

La inteligencia artificial, además de haber ayudado en ámbitos como la medicina o los deportes, también ha facilitado tareas como la traducción de idiomas o la creación de videojuegos. Hasta ahora, se han ideado cuatro tipos de inteligencias artificiales según los informáticos Peter Norvig y Stuart Rusell: aquellas que piensan o actúan racionalmente y las que emulan a los humanos en su pensamiento o acciones. Sin embargo, varias de ellas están relacionadas, haciendo que en ocasiones sean difíciles de distinguir.
 
Los softwares que realizan la función de agentes serían un ejemplo de inteligencias que tratan de emular el razonamiento más puro, mientras que las redes neuronales artificiales tienen como objetivo imitar el pensamiento humano con más complejidad. De este modo, las últimas tienen en cuenta más factores, y por lo tanto son más competentes en tareas complicadas. La mayoría de los sistemas aprenden de sus errores, por lo que son capaces de superar los límites de la mentalidad humana en varios sentidos. Un ejemplo de ello es Pluribus, una inteligencia artificial desarrollada por los informáticos Toumas Sandholm y Noam Brown que ha conseguido vencer a cinco jugadores profesionales de póker.

En consecuencia, se puede afirmar que la inteligencia artificial tiene un futuro prometedor, pues es capaz de ir más allá que su propio creador y podría ser útil en el desarrollo de múltiples inventos e incluso curas. No obstante, todavía tiene límites, sobre todo en el terreno creativo. Para que los desarrolladores sigan trabajando en ella, es imprescindible que exista conciencia sobre su presencia y su funcionamiento, así que es necesario que la sociedad se eduque sobre ello. Algunos robots con inteligencia artificial ya han ocupado trabajos que antes pertenecían a humanos, así que también es posible que su existencia se normalice próximamente.