Home

Diario YA

La Ecuación de Seguridad Humana OTAN jamás se resolverá sin Rusia, ya sea en el aspecto físico o ciber.

Daniel Ponce Alegre.  Teólogo. Analista de Geoestrategia - UNED.

En el presente contexto internacional de nueva Guerra Fría, el enemigo vuelve a ser Rusia, y la OTAN debe ser el elemento disuasorio y que visibilice esa " nueva realidad ".

En 1917, hace ahora un siglo, el enemigo era la última gran monarquía cristiana, que debía caer como lo habían hecho otras antes en toda Europa, así como en América y en África, a manos de las revoluciones descolonizadoras, de las indigenistas, de las socialistas o de las liberales, todas ellas de corte masónico y anticristianas.

Ahora, Rusia, trata de recuperar, tras el éxodo por el desierto del socialismo - comunista de la URSS, esa fuerza que procede de leyes emanadas del cristianismo y contrarias a la actual Ideología de Género, las leyes LGTBI, al aborto y a una acción diplomática de Nuevo Orden Mundial, supeditada a las Directrices y Resoluciones de la ONU, a través de sus diferentes comisiones y asambleas, y que, como sucedió en la Torre Babel, buscan " hacer sombra al Único Soberano ". 

Al considerar a Rusia como enemigo, se crean conflictos diplomáticos y sociales con las naciones vecinas, cuyos habitantes son ciudadanos rusos, es decir eslavos y de tradición religiosa cristiana ortodoxa, siendo el caso más grave el de Ucrania que desde el S. X fue origen y parte de " la Rus " o Comunidad Cristiana - Eslava, y por lo tanto de toda La Rusia, siendo antes de ello, un conjunto anárquico de pueblos, cada uno de los cuales miraba su propio interés apartado del otro, y que en la actualidad es en lo que se está convirtiendo el pueblo ucraniano y Ucrania en manos del nacionalismo tribal ucraniano de Poroshenko, el Partido Sboboda, de algunas asociaciones ucranianas fuera de Ucrania y de las leyes de ideología de género, LGTBI, todo ello opuesto al cristianismo y al propio Jesucristo (  http://www.diarioya.es/content/la-guerras-de-hoy-tambi%C3%A9n-se-combate...

 http://www.diarioya.es/content/la-crisis-en-ucrania-tiene-ra%C3%ADces-sociol%C3%B3gicas-muy-profundas  ) .

También, el considerar a Rusia como enemigo, facilita la acción de los verdaderos enemigos, aquellos países que financian el terrorismo islamista y las formas de islam más violentas como la salafista, la wahabí y también, aunque no lo parezca, el islam sufí ( de este tema hablaré en otro artículo ), además de aquellos grupos o estados que sirven de apoyo logístico y cobertura a dicho terrorismo mediante el crimen organizado, los actos de subversión o revolucionarios desestabilizadores de las sociedades, y operaciones de debilitamiento y merma ética y social, propias de  las Operaciones Psicológicas, como la incultura, el materialismo que justifica la inmoralidad o los planes de control demográfico, " educación sexual ", de aborto libre y divorcio exprés, y más recientemente, los llamados " derechos LGTBI " o toda la legislación que pone en marcha la Ideología de Género a nivel local, regional e internacional  ( http://www.diarioya.es/content/amnist%C3%ADa-internacional-trata-de-prop... ).

No podemos, en la actualidad, a la hora de analizar las noticias relativas a Rusia, descontextualizarlas de todos estos aspectos de política internacional ( contexto de nueva Guerra Fría y de nuevo Orden Mundial ) y de política social o cultural de " creación de una nueva humanidad " descristianizada y con una nueva forma de espiritualidad emanada de un ecumenismo panreligioso, católico o universal, y de una nueva antropología emanada de nuevas leyes de género y sexuales, y no según Cristo, a imagen y semejanza de Dios.

Una acertada e inteligente política de seguridad y defensa, así como una Estrategia de Seguridad estable, en sus diversos aspectos y perspectivas, como la ciberseguridad, el antiterrorismo islamista, el crimen organizado, el nacionalismo tribal o indigenista de apariencia cristiana o étnica, y las crisis demográficas, exigen tener presentes estos aspectos, los cuales no se pueden realizar sin Rusia y sin la acción coordinada con el resto de países de la órbita rusa, pues todos ellos forman el Atlántico Norte, Europa, y lo que en su periodo más próspero se llamó: La Cristiandad.

La OTAN, mediante la ya existente Comisión NATO - Russia, ha de ser el factor político internacional temporal que garantice esta acción humana, hasta que Dios quiera y regrese mediante su Hijo Jesucristo, Rey de la Paz y la Seguridad, y Señor nuestro, para siempre.