Home

Diario YA

La Conferencia de Presidentes es como una Organización Masónica Paraestatal

La Conferencia de Presidentes es una Organización Masónica Paraestatal. Daniel Ponce Alegre. Teólogo y Antropólogo. La Conferencia de Presidentes Autonómicos, de la que tanto se está hablando estos días en algunos medios, es una organización no inserta en la Administración del Estado.

Creada en los primeros años de la Presidencia de Zapatero con la intención de " gestionar y dar cabida a las sensibilidades de los nacionalismos en España ( recordemos que para ZP España es un concepto discutido y discutible ), buscaba realmente crear una estructura paralela que de facto convirtiese a España en una confederación donde los entes autonómicos tratasen todas las cuestiones del Estado de igual a igual y donde el Estado ya no fuese la Nación española y una estructura supraautonómica sino un mero árbitro o ni siquiera eso.

El esquema mental del bolivariano e " Illuminatti " ZP, como nos mostró en un excelente artículo en la Razón, José María Ansón, y que está en la actualidad al servicio de Maduro, del Nuevo Orden Mundial y de la Alianza de Civilizaciones turco - iraní, es con respecto a España el de una federación, como primer paso a la confederalización, convirtiendo a España en una nación de naciones ( como piden los de Podemos, que son hijos de ZP ).

Como no era posible hacerlo vía constitucional, lo hizo al más puro estilo masónico, siguiendo los modelos de la II República española, el PRI mejicano o el chavismo en Venezuela, es decir, creando una estructura paralela al Estado, que no es ni Poder Ejecutivo, ni Legislativo ni Judicial, y que opera fuera del control administrativo y emite informes que después son leyes publicadas en el BOE.

Dicha Conferencia ( que puede ser llamada Logia o Tenida más certéramente por su secretismo ) ya había aprobado antes de reunirse el nuevo modelo de financiación y la educación, dando más competencias a las Comunidades Autónomas, que ya son como Estados. Por otro lado, las dos Comunidades que no han asistido, no lo han hecho por no estar en la pomada masónica actual, en la que se encuentra España ( aún mayor que la que había en la laicista y atea II República ) sino porque la relación con ellas es por separado y de tú a tú como entes igualitarios.

En esta situación, no sólo se puede afirmar que la soberanía ya no está en todo el pueblo español, sino que hemos entrado en una deriva de división y fraccionamiento estatal, además de un laicismo masónico que en la actualidad se materializa con la promoción LGTB, género, aborto, feminismos matriarcales, indigenismos y en esencia anticristianismo, materializados en los ataques a la Iglesia, actualmente en una situación de infiltración masónica como nunca ( recomiendo la lectura de estos dos artículos ).

http://infovaticana.com/2017/01/18/periodista-gianluigi-nuzzi-caso-occhi...

http://www.diarioya.es/content/iglesia-y-masoner%C3%ADa

Hay que entender que el momento histórico en el que nos encontramos no sólo es equiparable al momento de la II República sino también al reinado de Carlos III, un rey masón ( iniciado en Francia y con estrechas relaciones con la Logia de Galveston ) y que se rodeó de ministros y generales masones como Floridablanca, Aranda o Gálvez que no sólo atacaron a la Iglesia personificándola en la Compañía de Jesús sino que promovieron todo tipo de revueltas nacionalistas e independentistas camuflándolas con movimientos libertadores, que después tuvimos que sufrir nosotros de manos de logias inglesas y americanas como las del 98, que aún nos guardaban rencor ( y nos siguen guardando en la actualidad con Gibraltar y el apoyo a los nacionalismos vasco, catalán y gallego, además de la financiación de partidos subversivos y revolucionarios como en su día el PCE, el PSOE o ahora Podemos ).

En un próximo artículo, Dios mediante, profundizaré en estas cuestiones, basándome en archivos recientes, fuentes orales y los sabios consejos que mis admirados maestros D. Ricardo de la Cierva y los P. Vicente Sastre y Ferrer Benimelli me dieron hace años. Todo, hasta la Vuelta de Jesús, ante quien toda rodilla masónica se doblará.

Etiquetas:Daniel Ponce