Home

Diario YA


 

con el apoyo del Reino de Portugal, la Península Ibérica era una unidad en la fe en Cristo

La batalla crucial que liberó a España del yugo del Islam

Batalla de Las Navas de Tolosa por batallasdeguerra.com

Daniel Ponce Alegre. Ex Miembro de la Curia Valentina. El pasado día 16 de Julio del presente año se cumplieron exactamente 802 años del día en que los Reinos españoles de Castilla, Aragón y Navarra asestaron el golpe mortal a los Almohades que habían sumido a la Peninsula en la oscuridad religiosa y cultural, siendo mantenida y recuperada " la luz " por la fe de los cristianos que quedaban.
La Alianza de estos reinos, y el apoyo en muchas otras ocasiones del Reino de Portugal, la Península Ibérica era una unidad en la fe en Cristo, fue crucial para frenar la Yihad, término que no han inventado ahora los yihadistas o salafistas de Al Qaeda, AQMI o el IS, sino que ya en las Crónicas de entonces aparece la llamada a esta acción contra todo el infiel, musulmán o no, que no esté adherido estrechamente a los dichos de Mahoma. Dicha llamada a la Yihad explica cómo en menos de un siglo, del 622 al 711, conquistaron y sometieron, aunque no sin motines y revueltas constantes, que demuestran que no llevaron la prosperidad ni una civilización superior como sí lo hicieron los españoles con la Evangelización en América, y a las pruebas y frutos de sus misiones me remito; como digo, en ese tiempo sometieron toda la Península Arábiga y el norte de África hasta llegar a la Península Ibérica.
La batalla de las Navas de Tolosa, 16 de Julio de 1212, marcó el principio del fin de la Reconquista, frenó la Yihad del Imperio Almohade, por cierto, considerado débil, desleal y Taffir o infiel por sus " hermanos " del sur y del este, los Almorávides, que fueron especialmente violentos y desalmados, y abrió, la Batalla de las Navas, la puerta al asalto final de los reinos cristianos a Sevilla; fue para la España medieval como Gettysburg para la Unión norteamericana o Normandía para los aliados en la II Guerra Mundial, tan importante como lo fue Poitiers para Francia varios siglos antes.
El contexto de la Batalla de las Navas de Tolosa, fue el siguiente:
711: invasión de las tropas musulmanas. Derrota de la resistencia cristiana en la Batalla del Río Guadalete.
722: el noble visigodo Don Pelayo infringe su primera derrota a las tropas musulmanas en la Batalla de Covadonga.
842: las tropas cristianas al mando de Alfonso II sitúan la frontera al sur del Duero.
981: Ramiro III de León es derrotado por Almanzor en la Batalla de Rueda.
1086: los avances de la Reconquista, gracias a la debilidad de los reinos de taifas, por cierto, error en el que está callendo la organización administrativa de la España actual con las cancerígenas y desangrantes, a parte de inoperativas, Comunidades Autónomas, esta debilidad de las taifas provoca que los reyes musulmanes pidan ayuda a los Almorávides norteafricanos.
1151: los Almorávides, imperio guerrero entran y se establecen en la Península.
1195: derrota del Rey Alfonso VIII de Castilla en la Batalla de Alarcos.
1212: victoria de los reyes cristianos en la Batalla de las Navas de Tolosa.
1252: Fernando III de Castilla recupera toda Andalucía a excepción de Granada.
1492: los Reyes Católicos completan la Reconquista de toda la Península. Empieza el florecimiento y gloria del Imperio Español con dichos Reyes, así como con Carlos I y Felipe II entre otros.
Como conclusión, a modo de lección, recordemos: la importancia de la Unidad, no sólo administrativa con la eliminación de taifas o autonomías que son un impedimento para la libertad y la movilidad de las personas, sino la Unidad en la Fe, en el Proyecto, en el Objetivo: la Fe en Cristo nos lleva a la Verdad y la Verdad nos hará libres, como sabían perfectamente nuestros hermanos de los siglos VIII - XV y que les fue motivación y fuerza para la lucha durante siglos, y que también nos será a nosotros, aunque pido a Dios Padre que antes, pronto, venga, vuelva su Hijo, Cristo, el Mesías y nuestro Rey como lo fue de nuestros hermanos Cruzados, por cierto Cruzados somos siempre los cristianos pues la lucha es siempre por causa de la fe y cargando la cruz del Señor.
 

Etiquetas:Daniel Ponce