Home

Diario YA


 

Editorial: Una hora en libertad

La admiración de ZP por el comunismo de Cuba

Javier García Isac. Una hora en libertad, Radio Inter. Zapatero y Moratinos se fueron a Cuba. No tengo muy claro la intencionalidad del viaje, negocios, placer o simplemente rendir pleitesía al líder, al mesías, al modelo, al ejemplo, al barbudo, al criminal, al exterminador caribeño, al último gran tiranosaurio,  Fidel Castro y a la “joven promesa” del comunismo mundial, su hermano Raúl.
Mola ver como dirigentes occidentales sienten gran admiración por estos individuos, les es indiferente los crímenes cometidos, la extorsión, la opresión y la dictadura comunista. Les da igual que Cuba a sea el gran prostíbulo del mundo, donde madres, hijas y hermanas, ofrecen su cuerpo por una revista o unas zapatillas. No ven con malos ojos esta tiranía que dura ya más de 50 años, y que tiene sumido al pueblo Cubano en una perpetua miseria.
Nada, absolutamente nada, ha aportado el comunismo a Cuba, ni a Cuba ni a ningún otro país del mundo. Solo muerte y pobreza. Su legado es horror y ruina, y el que diga que la Habana es una ciudad bonita y maravillosa, “miente”. Lo debió ser. En la actualidad solo hay pobreza y basura, escombros y miseria. Pareciera que el tiempo se paro en Enero del 59, pues desde entonces reina la “nada más absoluta”. Aun así, los dirigentes europeos sienten gran atracción por los Fidel. Posiblemente les recuerden sus años de juventud,  cuando se sentían revolucionarios, apoyando cualquier causa contra el malvado capitalismo del que más tarde se beneficiarían. Echaran de menos el mayo del 68, las tías y los porros, correr delante de la policía, la que más tarde estaría a su servicio. Que nostálgicos son estos individuos, estos progres ahora de salón. Recordar la revolución de los claveles en Portugal, la de los barbudos en Cuba y el proceso descolonizador en África, está en el manual del buen progre de cierta edad, y si además te gustaba Nasser en Egipto, y añoras la Nicaragua sandinista y las distintas guerrillas Marxistas en Hispano América, es que dentro de la progresía, tu listón es alto, muy alto.
Es muy probable que te sintieras fatal cuando descolgaste el poster del mítico mercenario Che Guevara, y peor aún, cuando en la actualidad votas algún partido socialdemócrata y en más de una ocasión incluso te atreves con el centro reformista. En tu fuero interno, sabias que era lo mejor, pues ahora estáis todos bien colocados a cargo de alguna de las muchas administraciones locales o provinciales que pululan por Europa.
Zapatero y Moratinos, un dúo de incompetentes, una pareja cómica, un par sin igual, visitaron la isla y en el brillo de su ojos, se vislumbraba la emoción del reencuentro, la admiración del que no puede ocultar sus sentimientos, todo amor y ternura delante del ídolo, del asesino, que en contra de lo que ellos jamás se atrevieron hacer, este nunca abandono sus postulados comunistas. De aquí viene toda la cuestión, los Castro, fieles a si mismos, nunca renunciaron a su ideología de terror, y Zapatero y Moratinos, Moratinos y Zapatero, tanto monta, monta tanto, necesitaban exteriorizar su nostalgia de lo que les hubiera gustado ser y no fueron.
Y el resto del mundo, complaciente, viendo como los asesinos, como los Castro, son agasajados. El mundo al revés. Asesinos homenajeados y victimas en la cárcel.
 

Etiquetas:Javier Garcia Isac