Home

Diario YA

Justicia y caridad: el Papa rinde homenaje a la importancia de los notarios

A pesar de las dificultades que se atraviesan con el tema de Cuba, aun así se sigue escuchando al papa hablar sobre esta pequeña isla. El Papa dice que La Habana se fundó sobre raíces de fe, esperanza y caridad. De una manera lo que se espera es que siempre estos atributos puedan permanecer en la fe cristiana que hay dentro de esta isla.
El Papa Francisco dio estas palabras en un mensaje de video con motivo del 500 aniversario de la fundación de la ciudad de San Cristóbal de La Habana, de cuyo nombre se deriva La Habana. Al conmemorar el hito de esta ciudad cubana, el Papa en su mensaje de video dice que durante estos cinco siglos, muchas vidas dadas por otros, muchos sueños, esfuerzos, sacrificios compartidos se han entrelazado para construir el presente y el futuro de los niños de Cuba.
En esta auspiciosa ocasión, el pontífice enfatiza tres aspectos históricos de la ciudad que aún continúan siendo pilares hoy, 500 años después de la fundación de la ciudad. Estos son, dice, fe, esperanza y caridad.
Fe, para creer en cada una de las palabras que Dios ha decretado sobre la habana. La fe, señala el Papa, está en las raíces de la ciudad. Y las raíces sostienen la vida que se está desarrollando, las raíces nutren, las raíces ayudan a crecer. El Papa le insta a los cubanos a que no olviden esas raíces, el testimonio de la fe de sus antepasados. A pesar de que las circunstancias difíciles vengan sobre este país, es necesario que crean que Dios tiene el control.
El Papa también subraya la importancia de la Eucaristía en la vida cristiana, diciendo, que el  sacramento nos reúne a los cristianos como pueblo ante la presencia del Señor que nos habla, nos nutre, nos envía a ser testigos en medio del mundo.
El Señor Jesús, dice el Papa Francisco, nos invita a ser testigos de la fe y también testigos de la caridad y el amor. Sin estos valores en el corazón, es bastante difícil que una persona pueda caminar en integridad en este mundo. La caridad, destaca el Papa, es otro aspecto que distingue al pueblo cubano, y que se transmite de María, la Madre de Jesús.
Como cristianos hemos aprendido a dar amor, y darlo con ternura, con dedicación, y dar amor en la vida diaria. A pesar de ver las dificultades que pasó su hijo, ella nunca perdió el amor por las demás personas y siempre fue caritativa, siempre le brindó la mano a los demás. De igual manera pasa en la Habana, a pesar de que no sean un pueblo inmensamente rico, son ricos en amor, en ayuda hacia su prójimo y eso hace que ellos sean grandes.
Finalmente, haciendo hincapié en el pilar de la esperanza, el Papa Francisco subraya que el Jubileo que el pueblo cubano está celebrando es una razón para renovar la esperanza. La esperanza, que forma parte de los antepasados de la Habana, tiene que estar presente en la generación de ahora. Ya que en este tiempo, la palabra esperanza se ha perdido mucho y tiene que sea rescatada no solo en la mente de las personas sino también en el corazón, de creer que los momentos difíciles tienen su comienzo, pero también tienen su final.
Así como San Cristóbal cargó y llevó a sus hermanos y hermanas sobre sus hombros, también entre ustedes, les pido que apoyen, ayuden, alienten y avancen sin desanimarse, siempre con una mirada hacia la meta. Estas fueron algunas de las palabras que el papa les dio a los feligreses en San Cristóbal.
Además, el Papa señala que siempre habrá dificultades en la vida, las personas tendrán dificultades, pero esta unidad de un pueblo, unida en la caridad, con la esperanza de avanzar, ayuda a las personas a fortalecerse, es lo que hace que se puedan pasar en victoria los momentos más difíciles. También les insta a que recuerden que aprendan a superar las pruebas, ya que todos alguna vez en la vida, hemos atravesado momentos duros que han hecho que estos pilares se visualicen.