Home

Diario YA


 

más de 100 detenidos en dos operaciones conjuntas

Golpe policial a la Camorra

G. Moreno (EP). Roma. La Policía italiana detuvo esta noche a los tres presuntos autores de la última matanza perpetrada por la Camorra hace dos semanas y en la que murieron seis inmigrantes y un italiano cerca de Nápoles (sur de Italia).

   Centenares de agentes desplegaron esta madrugada dos operaciones paralelas para arrestar a más de un centenar de personas relacionadas con el sanguinario clan camorrista de los Casalesi y en las que también fueron secuestrados bienes por valor de 100 millones de euros.

   Entre los detenidos, destacan Alessandro Cirillo, Oreste Spagnuolo -que la semana pasada logró escapar a una redada policial- y Giovanni Letizia. La Policía los encontró en una casa ubicada en el litoral, en la que también hallaron dos Kalasnikov y un par de pistolas de gran calibre.

   Según los investigadores, los tres habrían participado activamente en el asesinato de los inmigrantes, que hace dos semanas sembró el terror en la zona y motivó el despliegue extraordinario de unos 900 efectivos -entre fuerzas policiales y militares-.

   El ministro de Interior, Roberto Maroni, llegó a definir la situación como una declaración de "guerra civil" contra el Estado por parte de la Camorra.

   Entre los demás arrestados, se encuentra la esposa del jefe mafioso Francesco Schiavone, también conocido por el nombre de 'Sandokan'. La mujer, Giuseppina Nappa, está acusada de haber percibido el 'sueldo' que la Camorra suele pasar mensualmente a los familiares de sus detenidos.

   El múltiple asesinado del pasado 18 de septiembre se ha convertido en una de las masacres más atroces registradas de los últimos años. Los sicarios llegaron a bordo de un coche y dispararon alrededor de 130 proyectiles contra el grupo de inmigrantes, dejando seis muertos y un herido grave. Pocos minutos antes habían acribillado a balazos a un italiano, no muy lejos de allí.

   La reconstrucción de los hechos sobre la que está trabajando la Policía apunta a un ajuste de cuentas o, más bien, al "castigo" infligido por la Camorra contra quienes no querían pagar el precio que exige esta organización criminal para vender droga en su territorio.

Etiquetas:mafia