Home

Diario YA


 

los Episodios de Galdós, a escena

Garci estrena "Sangre de mayo"

Redacción Madrid. 29 de septiembre. José Luis Garci ilustra dos de los Episodios nacionales de Benito Pérez Galdós, sobre el Levantamiento y los fusilamientos de mayo de 1808, en su última película, 'Sangre de mayo', que se estrena en España el próximo viernes. Quim Gutiérrez, Paula Echevarría, Manuel Galiana, Lucía Jiménez, Miguel Rellán, Tina Sáinz o Carlos Larrañaga, entre otros muchos, protagonizan el filme encargado por la Comunidad de Madrid para conmemorar el Bicentenario de la Guerra de la Independencia, que ha contado con un presupuesto de 15 millones de euros.

   Enrique Villén, Natalia Millán, Manuel Tejada, Paco Algora, Fernando Guillén Cuervo, Jorge Roelas, Ramón Langa o María Kosti también trabajan en 'Sangre de mayo', una "adaptación libre" -como ya hizo en 'El abuelo'- de los episodios 'La Corte de Carlos IV' y 'El 19 de marzo y el 2 de mayo', de Galdós, que según detalló hoy Garci, acompañado de parte del reparto del filme, en rueda de prensa en Madrid, rinde tributo a los "héroes" del pueblo que se levantaron "con piedras y palos, contra el ejército francés, el más poderoso del mundo". El guión está coescrito con su habitual Horacio Valcárcel.

   "Entrar en Galdós ha sido como entrar en la máquina del tiempo", señaló Garci, que describe en su película a una España "atolondrada, que se peleaba por quién era su jefe". "Siempre he admirado a Galdós, un personaje muy cercano", recordó el director, que al leer con 15 años los 'Episodios Nacionales' del escritor canario quedó "impactado, por el torrente de personajes" que desfilaban por sus páginas.

   Gutiérrez da vida al joven Gabriel Araceli, que precisamente de niño vivió como grumete la batalla de Trafalgar. Tras dejar de lado su trabajo como confidente en la Corte y mozo de compañía de una actriz influyente, decide regresar a buscar a su novia Inés (Echevarría), que tras quedar huérfana vive recluida en casa de su tío (Rellán), un usurero prestamista y su hermana Restituta (Sáinz).

   La pareja vivirá cómo el ejército francés campea a sus anchas por las calles de Madrid y se unirán a la lucha encarnizada que llevó a cabo el pueblo de Madrid contra los 'franchutes'. Cuadros como 'La carga de los mamelucos' y 'Los fusilamientos del 3 de mayo', de Goya, están presentes en los fotogramas de 'Sangre de mayo', cuya ambientación resultó "muy difícil" para Garci.

   "He hecho 17 películas, 15 de ellas en decorados, y fue muy difícil transmitir el Madrid de la época, con las calles sucias, el agua sucia corriendo por el empedrado, reflejar la falta de higiene", detalló Garci, que contó con la inestimable ayuda de Gil Parrondo para los decorados, que se llevaron el 65 por ciento del presupuesto. La Puerta del Sol y la calle de Cuchilleros son dos de los enclaves de la película. Por su parte, la fotografía del filme, con un color "oro viejo" en homenaje a la época decadente que narra, corrió a cargo de Félix Monti.

   Garci, que recibió el encargo para hacer esta producción de la presidenta de la CAM, Esperanza Aguirre, relató que el material con el que contaba "daba para mucho", de ahí que la película al final se haya quedado en algo más de dos horas y media de metraje. La miniserie para televisión, por su parte, que estará lista para emitirse dentro de un par de años aproximadamente, tendrá una duración de cuatro horas.

   El director de filmes como 'Volver a empezar', 'El crack', 'Sesión continua' o 'Canción de cuna', para el que hacer 'Sangre de mayo' ha sido "un doble regalo" que le hizo Aguirre, reconoció que el presupuesto para hacer una película de este tipo se quedó corto, teniendo en cuenta que 'Alatriste' o 'Los fantasmas de Goya' se hicieron con el doble de dinero.

   Además de mostrar el Madrid de aquellos años, Garci también se centra en el Motín de Aranjuez y, para finalizar la película, ofrece en los títulos de crédito imágenes del Madrid actual, con el Santiago Bernabéu, el Paseo de la Castellana, la Cibeles, Neptuno, el mismo Arco de Cuchilleros de hoy y, como no podía faltar, el Monumento a los Caídos por España en la Plaza de la Lealtad, frente al Hotel Ritz y la Bolsa.

   "Estaba en el primer borrador. Ver el Madrid actual es como la resurrección", destacó Garci, que no consideró que fuera un final original, puesto que es una técnica que ya ha utilizado, por ejemplo, Steven Spielberg en 'Salvar al soldado Ryan'.

   Por último, Garci se refirió a la opción que tenía este año de haber podido representar a España en los Oscar, tras ser elegida 'Los girasoles ciegos', de José Luis Cuerda. "Ninguna de las tres películas preseleccionadas representan el cine español de ahora", consideró el director y productor, convencido de que a Hollywood debían de enviarse filmes españoles de gente joven que rueda en EEUU y hace 'thrillers' o películas de terror.

   Pese a no negar que le hubiera gustado volver a ser el seleccionado ("claro que me hubiera gustado, pero no se puede ir siempre"), recordó que ya optó en 7 ocasiones y estuvo nominado a la preciada estatuilla otras cuatro veces (se lo llevó con 'Volver a empezar').

   "Cuando empiezas, eres tan presumido que crees que trabajas para la posteridad. Luego, que trabajas para la prosperidad. Pero, a mi edad, lo único que ambiciono es hacer otra película, porque lo que me gusta es el oficio, la experiencia de volver a rodar. Esa es mi única ambición", concluyó.

Etiquetas:cine