Home

Diario YA

Vox vuelve a marcar la agenda

Fuerza a PP y Ciudadanos en Madrid a apoyar una proposición no de ley para ilegalizar los partidos separatistas

Luis Losada Pescador

“Ilegalización inmediata de los partidos que atenten contra la unidad de España”. Así reza la proposición no de ley que aprobó este jueves la Asamblea de Madrid a propuesta de Vox con el apoyo del PP y de Ciudadanos. La propuesta reclama además que se impida toda subvención a estas formaciones políticas y que se incluya a los CDR como organizaciones terroristas en el listado de la Unión Europea.

La noticia supone un giro muy sustancial. No por parte de Vox, pero si por parte del PP y Ciudadanos que hace unas semanas no quisieron votar con Vox en el Parlamento Europeo para considerar a los CDR como organización terrorista. Es verdad que Ciudadanos había propuesto retirar la financiación de los partidos separatistas, pero se había desmarcado de la ilegalización reclamada por Vox. “Nosotros queremos ganarles en las urnas”, decía Arrimadas que parecía no estar informada del acuerdo de su correligionario Ignacio Aguado en la Asamblea de Madrid…

Además, en estas horas previas a la papeleta, PP dice que quiere un acuerdo con Ciudadanos, sin Vox. Y Ciudadanos dice que quiere un acuerdo con PP sin Vox. Un España Suma con retraso y con cordón sanitario. ¿Cómo se explica pues que en el último minuto apoyen la propuesta de Rocío Monasterio en la Asamblea de Madrid? Las encuestas ofrecen una tendencia claramente alcista a Vox y PP y Ciudadanos tratan de frenar la previsible sangría de votos.

Por eso el PP vuelve a girar. Tras la irrupción de Vox, ‘Vox somos nosotros’. Hasta Casado les ofreció un gobierno de coalición en abril. El resultado fue el peor de la historia de los populares. Salvaron los muebles, pero Casado optó por ‘centrarse’. O por ‘rajoyizarse’... Y Vox creció. Así que ahora vuelve a dar un golpe de timón hacia la derecha. Y en Vox, tranquilos. No se han movido. Se creen su discurso. Y ahora las encuestas les sonríen. Quizás porque ahora no desprecian a los medios y han tenido la ocasión de comunicar su mensaje.

La seguridad del mensaje es premiada. Incluso aunque les hagan jugar con un brazo atado a la espalda. Monasterio tuvo mucho menos tiempo que sus contrincantes en el debate de la Sexta sin que a Ana Pastor pareciera preocuparle: “Parece que el tiempo mide el peso proporcional de escaños”. ¿Igualdad?

Porque tampoco Ciudadanos parece coherente. Mientras Rivera dice que sólo apoyarían al PSOE si los socialistas rompen con los separatistas en Navarra y la diputación de Barcelona, Arrimadas afirma que si con el PP no suman “se apoyarán otros acuerdos”. Y aunque Casado se apunta al “no es no” con Sánchez, Feijóo no opina lo mismo y nadie sabe bien quién manda en Génova…

La diferencia es sustancial: todos están nerviosos porque tienen mucho que perder y Vox -en cambio- sólo tiene mucho que ganar.

El anzuelo del pescador

Científicos que no saben sumar. 1000 científicos firman un manifiesto contra lo que consideran “fake news” de Vox sobre la inmigración. Son científicos sin calculadora porque la correlación estadística entre inmigración y delincuencia es evidente. Hay mucha mayor delincuencia entre la población inmigrante que en la autóctona. Negarlo es hacerse trampas en el solitario. Pero afirmarlo no justifica la xenofobia.

El G2 hace las paces. China y Estados Unidos se comprometen a rebajar sus aranceles. La guerra comercial parece en vías de enfriamiento

Alimentando a la prensa. Los periodistas que cubrieron la exhumación de Franco tanto en el Vale delos Caídos como en Mingorrubio gozaron de un ‘catering’ encargado por el gobierno. ¿Desde cuándo el gobierno se preocupa de alimentar a la prensa?

Etiquetas:VOX