Home

Diario YA

Auténtico caramelo operístico, lleno de colorismo y comicidad

"El Gallo de Oro", última obra de Rimski-Korsakov, estreno en el Teatro Real

Fotografía: Javier del Real

Luis de Haro Serrano

El último título del compositor ruso Rimski-Korsakov es el que casi cierra la brillante y novedosa temporada 2016/2017 de ópera escenificada en el Real , que lo hará definitivamente con la próxima presentación de otra atractiva obra, "Madama Butterfly". Una temporada en la que han subido a su escenario óperas muy significativas a las que se une ahora la de Rimski-Korsakov preparada en tres actos más un prólogo y un epílogo basada en el cuento de Alexandr Pushkin "El cuento del gallo de oro" con libreto de Vladimir Belsky centrado en uno de los "Cuentos de la Alhambra" de Washington Irving. Para el Real es un estreno absoluto que lo presenta con una producción propia, realizada en coproducción con el Theatre Royal de la Monnaie de Bruselas y la Ópera National de Lorraine.

Varias fueron las razones que impulsaron a su autor para acometer su composición, entre ellas el que las anteriores obras inspiradas en poemas de Pushkin, como "El cuento del Zar Saltán", tuvieron un reconocido éxito, pero la más importante fue el hecho de que Nicolás II provocara la Guerra Ruso-Japonesa, atacando preventivamente a las fuerzas japonesas de Manchuria y Corea. Una guerra muy impopular porque, fue un auténtico desastre militar. La censura la prohibió enseguida por la clara semejanza del desarrollo planteado en la ópera con la decisión tomada por el Zar que dio lugar a que un fuerte número de ciudadanos rusos murieran en el campo de batalla, así como la actividad revolucionaria que se generó en 1905 porque el pueblo ruso no estaba molesto sólo por el desastre de la citada guerra, sino por las condiciones feudales en que vivía, que fueron los causantes de una fuerte revolución social que motivó el que Rimski-Kórsakov se propusiera componer una ópera que reflejara la realidad de esta situación.

Inició su preparación en 1906 finalizándola en 1907, siendo inmediatamente prohibida por el gobierno debido a sus evidentes semejanzas. La salud de "R-K" se deterioró muriendo antes de su estreno en la Ópera Zimin de Moscú dos años después, el 24 de septiembre de 1909. En España se representó por primera vez en el Teatro Tívoli de Barcelona el 23 de noviembre de 1944

La obra encierra una fuerte carga de humor y protesta por lo que requiere unos cantantes-actores muy brillantes según la antígua idea concebida por Diaghilev y Fokin de que los bailarines evolucionaran en el escenario mientras los cantantes interpretaban su papel en el foso de la orquesta. Una situación que, por extraña que pudiera parecer, no debió considerarse disparatada en su momento.

Su argumento es un auténtico cuento de niños. De hecho lo que Pushkin hizo fue, simplemente, dar forma poética a una narración que escuchó directamente de su nodriza. Un rey recibe de su astrólogo el regalo de un gallo de oro que con su penetrante quiquiriquí (sonido que el compositor confía a una trompeta aguda) le advierte de los peligros que puedan acechar a su reino.

La música contiene algunos de los pasajes más bellos compuestos por Rimski-Kórsakov, sobre todo el grandioso coro del «himno al sol»; el color oriental aparece en ella de forma expresiva y original. El papel del gallo y otros diferentes aspectos son bastante ingeniosos y la instrumentación auténticamente grandiosa (Se cree que Rimski-Korsakov, en contra de su costumbre, preparó la obra directamente para la orquesta, como prueba de su extraordinaria destreza para la orquestación, pensando más en el futuro que en el presente, como fueron las composiciones de Stravinsky, con claras alusiones a su Petruska y al "Pájaro de fuego". Se emplean mucho los recursos de la escala octotónica -cinco tonos y tres semitonos-, porque, según Bolton, la melodía se adapta mejor al largo tono discursivo de su relato. Una música muy sofisticada y dura, tanto para la orquesta como para los intérpretes vocales.   Hoy se programa poco. En las estadísticas de "Operabase aparece como la n. º 219 de las representadas entre 2005-2010, siendo la 17.ª en Rusia y la cuarta de Rimski-Kórsakov, con 12 interpretaciones en dicho período. Hasta hace poco solía representarse en francés con el título "Le Coq d'Or", que todavía se emplea en algunas ocasiones. Lo normal es que ahora las nuevas producciones afronten la versión rusa.

Equipo artístico
La naturaleza tan especial de su recorrido argumental ha llevado al director de escena y figurinista, Laurent Pelly, con gran acierto, a centrar su acción fuera de un contexto actual, situándola en una época indeterminada que le permite recoger de forma más fluida, ambigua y descarnada esa dura y amarga sátira contra el conformismo de los sometidos, la arbitrariedad de los tiranos, los abusos de poder y sus contínuas arbitrariedades, de las que la presencia del gallo es el principal símbolo y en la que el astrólogo y la zarina son sus únicos personajes reales.

La presencia casi permanente de la cama como principal punto de atención de la acción facilita con naturalidad la comprensión de la arbitrariedad del tirano, que vive imbuido en el fantástico mundo de sus sueños, circunstancia que le serviría a la censura para apreciar con mayor fuerza la identidad entre el ficticio Zar Dodón con el real Nicolás II y sus arbitrarias decisiones, que sirvieron para dar más fuerza a su prohibición.

El bajo ruso Dimitry Ulyanov (Zar Dodón) y la soprano Venera Gimadieva (Zarina de Shemajá), gracias a la fuerza y elegancia de sus elegantes voces y de sus valores dramáticos han afrontado con realismo la dificultad de sus respectivos papeles, el resto cumplió simplemente -era suficiente- dada el secundaria labor que libreto y partitura les concede. El Coro y la orquesta titulares del teatro asumieron con brillantez los bellos momentos que la cambiante partitura de Rimski-Korsalov contiene. Ivor Bolton, cuya extraordinaria labor de ajuste con la orquesta empieza ya a notarse, ha demostrado que además de ser un director musical muy versátil es un buen solista instrumental (piano) dada la extraordinaria delicadeza con la que acompañó a Gergana Gergova, concertino de la orquesta en la interpretación del “Concert Phantasy” de Rimski-Korsakov realizada en el interludio.

Como él mismo indica, este “Gallo de oro” es un auténtico caramelo operístico lleno de colorido y comicidad con el que los aficionados a la Ópera disfrutarán bastante.