Home

Diario YA

El Calendario Litúrgico para recordar que hasta Su Vuelta es Adviento.

Daniel Ponce Alegre. Teólogo.

El pasado Domingo 26 de Noviembre, celebramos la Fiesta Litúrgica de Cristo Rey del Universo.

Final del Calendario Litúrgico y Final del Plan de Dios, es el momento en que: " Cristo entrega todas las cosas al Padre, y él mismo se entrega al Padre, y todos somos todo en Él ".

Teniendo presente este Acontecimiento, el pasado Domingo día 3 de Diciembre, día en el que comenzó el Adviento, se considera el inicio del Calendario Litúrgico e Inicio y Base de toda nuestra Esperanza:

El Regreso de nuestro Señor Jesucristo como Príncipe y Sumo Sacerdote Eternos bajo Dios Padre, Jahvé de los Ejércitos.

El término " Adviento " viene del latín " ad ventus ", es decir: lo que viene, lo que se espera, lo que llega con seguridad.

El término Adviento está en estrecha relación con el término arameo, usado por San Juan en el libro del Apocalipsis, " Maránata " y que significa: El Señor Viene, y también, ¡ Ven Señor !.

Considerando estas dos acepciones, así como el contexto más amplio de Adviento, vemos con total claridad que el significado profundo, y la razón de ser de este Tiempo Litúrgico, no sólo es mantener en nosotros, los creyentes en Cristo Jesús, la Esperanza en su Regreso, sino también intensificar el anhelo por su Vuelta, aumentar el Celo Profético y el Fuego Evangelizador de la Fe que nos lleva a invocar su Nombre, y a decir a todos los hombres que su Vuelta está cerca, ya sean hermanos nuestros en Cristo o " gente de las naciones ".

Desde el primer Domingo hasta el próximo día 16 de diciembre, hay un marcado carácter escatológico en las lecturas bíblicas durante la Misa, mirando a la Venida del Señor al Final de los Tiempos, destacando los Libros Proféticos de Isaías, Daniel y el Apocalipsis.

Desde el día 17 hasta el 24, es la llamada " Semana Santa " de la Navidad, y se orienta a preparar más explícitamente la Venida de Jesucristo, destacando las obras de Jesucristo en la Historia, con el objetivo de tener claro que a su Regreso Jesucristo también obrará en la Historia, y que lo hará para siempre, borrando el efecto del pecado de nuestros primeros padres, él es " el segundo Adán ", pues como Adán, él es Hijo perfecto de Dios, y con su Nacimiento Nuevo, teniendo la Vida del Padre en sí mismo, nos da la oportunidad de recuperar la Vida Eterna perdida por el pecado de Adán.

De este Nuevo Nacimiento o Resurrección " La Navidad " hablaré, Dios mediante, en el Diario Ya, en un próximo artículo.