Home

Diario YA


 

En Sudán

Condenan a muerte a una mujer sudanesa por convertirse al cristianismo

Paula Gordon Gimeno. Un tribunal sudanés ha condenado a la pena de muerte por ahorcamiento a una mujer embarazada de 27 años. ¿Su delito?, convertirse al cristianismo. Igualmente ha sido acusada y condenada por adulterio por casarse con un ciudadano cristiano. A la acusada se le habían dado tres días para retractarse “pero como usted insiste en no volver al islam, la condeno a morir en la horca” han sido las palabras pronunciadas por el juez Al-Khalifa al dictar su veredicto en un tribunal de la ciudad de Jartum.

El abogado defensor de Mariam Yahya ha aducido en su defensa que ésta nunca fue educada en la fe islámica, sino que por el contrario su madre, cristiana ortodoxa, la instruyó desde la infancia en el cristianismo, religión en la que fue bautizada, por lo que no puede ser acusada de apostasía del islam ya que nunca perteneció a esa religión.

Sin embargo, las autoridades judiciales sudanesas aplican la “sharía” o ley islámica, implantada en el país desde 1983 por el presidente Nimeire, según la cual, los hijos de padre musulmán están obligados a ser musulmanes bajo pena de muerte y este es el caso de Mariam. Se da la circunstancia de que esta es la primera vez que se condena a muerte a alguien por un motivo semejante.

Las embajadas de Estados Unidos, Canadá, Reino Unido y Holanda han pedido al Gobierno sudanés que respete la libertad religiosa, incluido el derecho a cambiar de religión, pero no han sido escuchadas. En declaraciones hechas a medios de comunicación extranjeros, el fiscal del caso afirmaba que los gobiernos y ciudadanos extranjeros no tenían derecho a interferir en la ley del país y que la sharía se aplica en otros países como Arabia Saudí, donde está condenado con la pena capital la conversión de un musulmán a otra religión.

Sudan, el país más grande de África, tiene una población de mayoría musulmana, pero cuenta con un grupo de población cristiana al sur. Desde su independencia del Reino Unido en 1956 ha sufrido un proceso continuo de islamización, lo que ha conducido a una situación insostenible de persecución religiosa contra los cristianos y que en los años 80 dio lugar a una guerra civil que perduró hasta la creación de Sudán del Sur en julio de 2011. En 1989 se produjo un golpe de estado que llevó a los “hermanos musulmanes” a gobernar el país desde entonces.

La joven, embarazada de ocho meses, permanece en estos momentos encarcelada junto a su hijo de año y medio, a la espera de que se ejecute su condena de muerte.

Etiquetas:islamistasSudán