Home

Diario YA

Chile, número uno en la lista de Lonely Planet

'Chile, Best in Travel' es el artículo de Lonely Planet con el que la revista de referencia de viajes  deja claro cuál es su destino favorito para este 2018. Chile no es un país desconocido ni pequeño, es uno de los lugares por donde se extienden los Andes y el vecino más cercano de Argentina.

Pero, a pesar de que Chile es uno de los países donde podemos viajar y hablar nuestro idioma, son pocas las veces que se le elige como primera opción cuando se pretende cruzar el charco: México, Argentina, Brasil o Perú todavía son los primeros de la lista. Chile es un país cercano pero un tanto desconocido; no estaría mal que este, el año del país andino, sea el principio para conocer sus increíbles contrastes que lo han llevado al top de los destinos del 2018.

País de contrastes

El lugar por donde se extiende este país meridional es uno de los atractivos que pueden convencerte para visitarlo. Chile es un país de contrastes y su extensión permite que se puedan encontrar paisajes diversos y cambiantes.

Chile es el segundo país, tras Indonesia, con una cadena volcánica activa compuesta por unos 2000 volcanes. Además, las montañas se extienden por el 80% del territorio y están compuestas, por un lado, por la cordillera de los Andes de mayor altura y, por otro, por la de la Costa de altura mediana. Entre una y otra se extienden algunos territorios llanos conocidos como las estepas patagónicas situadas a lo alto de mesetas, y al oriente de la montaña costera, el terreno permite la existencia de localidades de costa y puertos.

A lo largo de todo el país, los paisajes cambian sin miedo, pudiendo pasar de un ambiente a otro de forma radical, como si se cambiara de país o continente. El norte es la región de los parques naturales, como el de Lauca, el más alto del mundo y donde se encuentran las Lagunas de Cocotani, 600 hectáreas de aguas color esmeralda y conectadas entre sí.


Fuente: Europa Press

Pegado a esta zona de parques está el desierto de Acatama, el más árido del mundo y en el que se puede contemplar el espectáculo de un cielo repleto de estrellas, además de colores y texturas que inundan el paisaje, del rojo al rosa, de la roca a la arena.

Si dejamos la zona norte nos encontramos con la capital Santiago de Chile, de la que hablaremos después, y pasamos a otra zona de parques y lagos, perfectos para quienes les guste el montañismo y las acampadas. En la parte más meridional del país se encuentra la Patagonia de Chile, el territorio menos poblado y donde encontramos fiordos y canales y, en el extremo, la Antártica Chilena. Chile es un verdadero espectáculo de cambios de paisaje y de clima, como ir desde Noruega al extremo de España, donde solo faltarían los climas tropicales para completar todos los que podemos encontrar en el planeta Tierra.

Santiago: su capital inolvidable

Santiago es una de esas capitales cosmopolitas y auténticas al mismo tiempo. Acercarse a Santiago significa conocer una ciudad donde lo moderno y lo tradicional se entremezclan en una sociedad orgullosa de ser mezcla de culturas y de contrastes.

Santiago es el mayor centro urbano del país, la segunda ciudad más competitiva de Latinoamérica, solo superada por Sao Paulo, y la segunda mejor para vivir detrás de Buenos Aires. Además, su enclave único la rodea de montañas donde poder escaparse cuando se quiera dejar el estrés de la urbe. Pero además, en pocas horas desde la capital puedes encontrarte la costa y disfrutar de una playa como la de Valparaíso, refugio del gran Pablo Neruda, o la de Viña del Mar, donde destaca su casino de estilo grecorromano que ha albergado competiciones internacionales de poker y donde cualquiera puede convertir un bono para principiante en un premio millonario.

                                                                                                                                                              Valparaíso                               
                                                                                                                                                             Fuente: Fine Art America

Santiago tiene todo aquello que puede ofrecer una gran ciudad llena de escenarios que invitan a romper la rutina de forma inesperada. Los 7 millones de habitantes se reparten entre los diferentes barrios que conforman la urbe. Tomarse un café puede ser una aventura por el barrio de Bellavista, el favorito de los bohemios de la capital y de los amantes del ocio nocturno; un viaje al pasado lo puedes encontrar en el barrio de Brasil, donde la clase alta del XIX vivía entre construcciones de estilo neogótico, gótico y tradicional chileno; la mejor vida cultural se deja ver en el barrio de Lastarria, donde sus mercadillos de moda, sus centros culturales y gastronomía presiden las calles y, si lo que se quiere es vivir el movimiento diario de una ciudad que no para, el barrio de Las Condes te espera con su centro financiero y comercial.

 

Y no hace falta irse lejos de Santiago para encontrar destinos inolvidables, como el Valle de la Colchagua, uno de los principales destinos románticos donde conocer todo lo relacionado con la cosecha; la antigua ciudad de Sewell, donde todas las calle están formadas por escaleras o El Colorado, a 39  km. de la ciudad y donde se encuentran las instalaciones necesarias para disfrutar del esquí.
 


 

Cocina de deleite

Aunque no sea una de las cocinas de América Latina más conocidas, desbancada, quizá, por la fama de la mexicana y peruana, Chile puede levantar la cabeza alta por tener una gastronomía única e inconfundible. Una gastronomía fruto de la mezclas de culturas que han pasado y conviven en el país y que aúnan sabores deliciosos tanto de la tierra como del mar, sin olvidar las frutas que crecen en los árboles del país.

La quinoa es un ingrediente propio de las regiones del norte que también saben aprovechar los frutos que les ofrece el desierto. En el centro, las recetas campesinas reinan en la gastronomía con pasteles que recurren al maíz como su ingrediente principal como el de choclo.



Fuente: Chile vive sano

La zona de la costa chilena es el lugar para disfrutar de los sabores del mar como los ostiones al pil pil o las machas a la parmesana. Y ya, en el sur, es el terreno de la cocina mapuche, en donde muchos platos se preparan al estilo curanto, es decir, cocinados sobre piedras calientes que se encuentran en un agujero en la tierra.

Todo esto es un ejemplo de lo que ha lanzado a Chile al primer lugar de los destinos de este 2018, un país lleno de contrastes donde perderse es una aventura para  encontrarse con paisajes, arquitecturas y sabores que son una muestra de la heterogeneidad de sus raíces.