Home

Diario YA

CERRAJEROS, LOS HÉROES DEL BUMPING Y EL OLVIDO COTIDIANO

Olvidarse las llaves en casa parece ser una ley de vida por la que todos debemos pasar. No encontrarlas antes de salir es frustrante, pero la verdadera angustia aparece cuando llegamos a casa y no tenemos cómo entrar. O aún peor si somos víctimas de un robo. Aquí algunos datos para saber a quién acudir.

La importancia de la cerradura

Olvidar o perder las llaves no es sinónimo de fallos con la memoria, a todos nos pasa. Pero más allá de llegar a ser irritante no supone un verdadero riesgo, como sí lo es encontrarnos con la puerta exterior de nuestra casa forzada y un robo inminente. Lo más común es llamar al cerrajero, cambiar el picaporte por uno nuevo y en lugar de darle una sola vuelta a la llave al cerrar la puerta, damos dos y esa es la única seguridad que añadimos. Aunque un sistema completo de seguridad que cuente con la cerradura y cámaras de seguridad sería lo ideal, no todos podemos permitirnos este coste mensual. La respuesta es muy sencilla, una buena cerradura de seguridad que nos evite esas desagradables sorpresas al llegar a casa.

El bumping es la técnica que utilizan los cerrajeros bajo el consentimiento del propietario en la cual se hacen saltar los pistones del cilindro al interior de la cerradura, con una llave especial y un elemento de golpe como el martillo. Sin embargo, esta técnica se ha popularizado como método de robo, en especial de residencias con baja seguridad. Como solución a este problema se han creado las cerraduras antibumping.

Cerrajeros Madrid al rescate

Cerrajeros Madrid son un grupo de expertos que acuden a llamados de emergencia por problemas con las cerraduras las 24 horas del día los 365 días del año, en una gran parte de las localidades de la Comunidad de madrid a precios muy económicos. Su lema es la seguridad y como saben que hay llamados de carácter urgente, en un tiempo de 20 minutos o menos, podemos tener a un profesional solucionando nuestro problema sin causar estragos. En especial cuando el tema es un olvido de llaves en cuyo caso no hay que romper nada para estar de vuelta en casa, lo que además minimiza los costes, si también tenemos en cuenta que no realizan cobro por desplazamiento.  

Este grupo de profesionales trabaja con materiales de alta calidad y cerraduras de seguridad antibumping para todo tipo de puertas y si se desea puertas blindadas, sumado a esto brinda asesoramiento para saber qué sistema se adecua mejor a la necesidad de cada cliente a partir de un análisis de los puntos débiles de la seguridad y la respectiva cotización sin ningún coste ni compromiso.

Tenemos también una sugerencia dirigida especialmente para aquellos propietarios de un negocio que buscan aumentar su seguridad, no quiere decir que no sirve igualmente para su casa o garaje. Cerrajeros Madrid tienen a disposición cierres metálicos, que consisten en una malla de metal que permite un cierre más hermético del lugar aumentando la protección, como lo son las de tipo autoblocantes que sólo pueden ser levantadas desde el interior del lugar. Las hay también en aluminio, siendo estas las más comunes debido a que son más ligeras pero igualmente resistentes a golpes e intentos de robo. Por último, está la de láminas dobles que además de ser muy resistentes, tiene la opción de personalizar el diseño para no restarle el estilo al espacio que deseemos proteger, e incluso se pueden añadir sistemas automatizados que nos evitan la manipulación manual de las persianas, facilitando su uso a través de un botón, un mando a distancia o incluso desde el móvil. Un dato a tener  en cuenta es que si se decide por una malla metálica, hay que prever que si el sol da directamente sobre esta, la parte interna del lugar sufrirá un aumento de temperatura por el calentamiento del material.

Quisiéramos poder brindarles la solución al olvido de las llaves pero lamentablemente no la tenemos y aunque este descuido signifique un desembolso económico, es preferible y más económico llamar al cerrajero y pagar por una cerradura, que no a la policía, y comenzar la compra de los artículos perdidos.