Home

Diario YA


 

Centenario de la Hidroaviación Militar Española

Daniel Ponce Alegre. Delegado en Levante de Diplomacia S.XXI. Este año 2015 se cumplirán, el 12 de diciembre, 100 años de la creación en Los Alcázares del primer aeródromo marítimo de España y del primer vuelo de un hidroavión militar. Para que este Aniversario sea conmemorado de la forma que se merece, se va a realizar durante todo este año un " Gran Vuelo ": un amplio programa de actos y actividades relacionados con la aeronáutica y destinado, como objetivo esencial, al reconocimiento, conservación y difusión de la importancia del Aeródromo de Los Alcázares en la historia de la aviación española.

Un breve recorrido histórico nos lleva hasta el 12 de diciembre de 1915, en plena Guerra Mundial.

A orillas del Mar Menor, en Los Alcázares, en la recién creada estación de hidroaviones, tenía lugar uno de los hitos más importantes de nuestra aviación: el primer vuelo de un hidroavión militar en España.

Desde ese año, el Aeródromo de Los Alcázares, primera base de hidroaviones, se convertiría a lo largo de la primera mitad del siglo XX, en uno de los pilares fundamentales de la Aeronáutica Militar Española.

A finales de 1914, el Ministerio de la Guerra, encarga al Coronel de Ingenieros Pedro Vives y Vich, Director de Servicio de la Aeronáutica Militar, la misión de buscar el lugar más adecuado para el establecimiento de una base de hidroaviones.

Tras estudiar concienzudamente toda la costa de España, Vives comunica al Ministerio de la Guerra que el emplazamiento más adecuado es Los Alcázares, localidad situada en el centro de la ribera occidental del Mar Menor, que presenta unas condiciones naturales inmejorables. Como afirma Vives en su informe al Ministerio:

" El lugar más adecuado es Los Alcázares; todo en él son espléndidas notas positivas ".

Surgía así el primer aeródromo marítimo de España.

Elegido el emplazamiento, en la primavera de 1915, comienzan las obras de acondicionamiento del nuevo aeródromo, construyéndose un hangar de tres cuerpos y un muelle para hidroaviones. A finales de septiembre de 1915, procedentes de EE.UU., llegan a Cádiz los primeros aparatos: doce aviones Curtiss JN-2, 6 hidros y 6 terrestres. Los 6 hidros fueron enviados a Los Alcázares.

Tras su montaje, pruebas y ajustes, el 12 de diciembre de 1915, tiene lugar el primer vuelo de un hidroavión militar en España, efectuado por el Teniente de Caballería Roberto White Santiago, que sin haber gobernado nunca ese tipo de aparatos consiguió despegar, volar varios minutos y amerizar con toda normalidad sobre las aguas del Mar Menor, entrando así en la historia de la aviación española.

Desde su nacimiento, el Aeródromo de Los Alcázares tuvo dos funciones: Sede de la Escuela de Hidroaviones y Centro de Formación de Pilotos, aspecto éste que se vería reforzado tras la creación de la Escuela de Combate y Bombardeos Aéreos en la que fue, sin duda, la Edad de Oro del Aeródromo.

En ella se formaban los pilotos de caza y bombardeos, artilleros y observadores aéreos, siguiendo un novedoso sistema de enseñanza que compaginaba simuladores con prácticas de tiro en vuelo y bombardeo con fuego real sobre la isla de La Perdiguera.

Durante esos años, recibieron enseñanza en Los Alcázares la mayoría de los pilotos de aquella época heroica de nuestra aviación.

La Dirección del Centro también contó con insignes aviadores como D. Alfonso de Orleáns y Borbón, primer piloto militar español; D. Alfredo Kindelán, pionero de la Aeronáutica Militar; D. Ramón Franco Bahamonde, héroe del vuelo del " Plus Ultra "; o el Comandante Ricardo Burguete Reparaz, héroe de la Guerra de Marruecos y Jefe entre 1931 - 1933, que tras su muerte daría nombre a este Aeródromo.

La construcción del Aeródromo fue fundamental para el desarrollo económico de Los Alcázares. Así se produjo, sobre todo a partir de los años 20, un considerable aumento de sus servicios: bares, cines, comercios... demanda de personal civil: más de 200 civiles trabajaban en los años 30, incluso se constituyó un Club Civil de Vuelo: el " Aeropopular del Levante ", una muestra más de la vinculación de Los Alcázares u su " Base ".

Tras la Guerra Civil Española, durante la cual el Aeródromo Burguete de Los Alcázares, desempeñó una importantísima misión, fue Sede de la Segunda región Aérea, del Parque Regional del Sureste, y de las Escuelas de Alta Velocidad y Vuelo Nocturno " El Camolí ".

Durante ese tiempo el Aeródromo también fue destinado a la enseñanza en sucesivas especialidades: Academia de Oficiales del Arma de Tropas de Aviación, 1941 - 1949; Base del 52 Grupo de Hidros, 1944 - 1951; Escuela de Suboficiales del Aire, 1951 - 1970; Escuela Elemental de Pilotos de Complemento, 1969 - 1974; Centro de Milicias Universitarias del Ejército del Aire, 1972 - 1979; Centro de Selección de Aspirantes de la Academia General del Aire, 1980 - 1986; y Centro de Adiestramiento, Seguridad y Defensa, 1986 - 1995; tras el paso del CASYD a Zaragoza en 1995, el histórico aeródromo se convertirá en acuartelamiento aéreo dependiente directamente de la Academia General del Aire, pasando a ser un Centro de Formación de nivel universitario de alto nivel.

Como conclusión decir, que me siento orgulloso de que en España contemos con Centros e Instituciones centenarias que han servido a la sociedad en todo tiempo, favorable y adverso, y que siguen haciéndolo adaptadas al tiempo que les toca y a lo que se les exige, y que este Diario, y yo como su Redactor en Levante, seguiremos comprometidos, Dios mediante, con la promoción de la Cultura de Defensa entre la sociedad civil pues ésta también está involucrada en la Defensa Nacional, y con dar a conocer a las instituciones que la comprenden y el papel que éstas hacen también en tiempos de paz; pues como escribió el tercer Rey de Israel, Salomón, en el Libro bíblico de los Proverbios: " hay un tiempo para la guerra y un tiempo para la paz ", hasta el Fin.

Etiquetas:Daniel Ponce AlegreejércitoEjército del aire