Home

Diario YA


 

análisis de las complejas alianzas políticas de los islamistas durante el siglo pasado y en el presente

Alianzas del Islam

Daniel Ponce Alegre. Teólogo y Antropólogo. El análisis de las complejas alianzas políticas de los islamistas durante el siglo pasado nos permite ver las alianzas que han establecido en el presente y que establecerán en el futuro.
La Hermandad Musulmana en Egipto, los Wahabíes de Arabia y los nacionalistas panárabes en diferentes países veían el auge del nacionalismo, del socialismo y la unión de ambos en Europa como una oportunidad histórica para alcanzar sus objetivos a corto, medio y largo plazo: el abandono de sus tierras por parte de los " infieles ", la creación de sistemas de gobierno islámicos: sultanatos, emiratos, etc y el establecimiento del Califato universal.
Las principales figuras del movimiento salafista-yihadista o islamista transnacional optaron por el acercamiento a los regímenes nacionalsocialista alemán e italiano, usando la lógica geopolítica de que el enemigo de un enemigo es un aliado potencial, aunque esta lógica no lo pareciese desde el punto de vista teológico.
En la lógica de la conquista islámica, " al-fatah ", no existe flexibilidad pero sí la incorporación del factor temporal. Así pues, vemos que en los años previos a la II Guerra Mundial el pensamiento político islamista aspiraba a forjar una alianza con los infieles o " Kuffar " germano-italianos en contra de los " Kuffar " franco-británicos a pesar de las diferencias doctrinales pero coherentes con el pensamiento de Mahoma, los fundadores islámicos y diversos califas que concertaron acuerdos con no musulmanes para aunar energías: Mahoma y los que le sucedieron establecieron acuerdos con tribus de la Península Arábiga y del norte de Africa para establecer conquistas y seguir avanzando en la expansión de sus fronteras y poder; también el Califa abasida Harum al-Rachid firmó tratados con el Emperador " infiel " Carlomagno para establecer un equilibrio de poder con los emperadores " infieles " de Constantinopla... la historia y teología islámicas están llenas de ejemplos que los islamistas del S.XXI usan para tener legitimidad, y estos ejemplos no son creados ad hoc por ellos, esta es la realidad por incómoda que sea para las relaciones diplomáticas.
Debemos recordar siempre en nuestros análisis que la lógica islamista es geopolítica, motivo por el cual durante la II Guerra Mundial pactaron con el Eje italo-alemán frente al franco-británico pues estos últimos tenían ocupadas la mayor parte de las tierras musulmanas o de interés para los islamistas, y el Pacto con el Eje incluía la devolución de estas tierras, objetivo de corto plazo como hemos visto unas líneas más arriba; el Imperio Otomano hizo lo mismo con Berlín y Viena en contra de Londres, París y Moscú.
Otro ejemplo lo tenemos en Palestina con el movimiento pronazi que lideraba el Muftí de Jerusalén, Al-Huseini que abandonó el colonialismo antibritánico para adherirse al antisemitismo que le convirtió en el más firme aliado del nacionalsocialismo alemán e italiano en el mundo árabe-musulmán. Movilizó a los musulmanes de los Balcanes contra los Serbios e hizo un llamamiento a los soldados musulmanes para que desertaran o se sublevaran, y se convirtió en la esperanza del Eje para una ofensiva tras las líneas enemigas en la zona meridional y oriental mediterránea.
La Alianza o " acción diplomática " estratégica entre el islamismo o gobiernos musulmanes y el nacionalsocialismo concluyó poco después de la destrucción de las divisiones Panzer de Rommel en el desierto de Egipto, y el intento de derrotar a los infieles Aliados por medio de los infieles del Eje tuvo que redefinirse.
En los años siguientes a los atentados del 11 de septiembre de 2001, los pensadores islamistas expusieron en público las extrapolaciones de la II Guerra Mundial, y en la TV Al-Yazeera, el destacado investigador " ijwan ", el Sheij Yusef Al-Qardaui mencionó la II Guerra Mundial como una guerra en la que hay mucho que aprender, y señaló como " inthula " o lección el ejemplo de entonces... recomiendo al lector que acuda a las páginas de Al-Muhayirum, Al-Jilafa y Al Ansar para el estudio de esta interesantísima cuestión.
Ya fuera en el pasado, o ahora en el año 2015, los musulmanes tienen que cumplir con su deber " wayib ", y este establece según su Doctrina o " aqida " que todo no musulmán es kuffar o infiel y debe convertirse uniéndose a la Umma o Comunidad, y lo mismo se aplica a las naciones o estados que deben unirse al Califato " Jalifa " universal.
Para ello, la Yihad, y la Conquista o " al-fatah " como parte de ella, es el único código o protocolo internacional válido, en su Acción Diplomática.
En otro análisis, Dios mediante, trataré la cuestión de las Alianzas del Islam con el comunismo y el ateísmo como parte de su acción diplomática o Yihad.

Etiquetas:Daniel Ponceislam