Home

Diario YA

el director de la información de madrid de cope concede una entrevista a diario ya

Ángel del Río: "La "movida madrileña" tuvo mucho de parafernalia artificial, con más paja que otra cosa"

Ángel del Río

Rafael Nieto. 15 de noviembre.

Hay muy pocas personas que sepan tanto de Madrid como él, y eso lo sabemos bien quienes hemos empezado en el periodismo contando lo más cercano a la gente. Se ha pasado la vida fijándose en los detalles de esta ciudad maravillosa para unos y asxifiante para otros (apasionante para casi todos) con su lupa de reportero sabio, siempre presto para poner en solfa lo que se tercie. Ángel del Río, Cronista de la Villa y Director de los Informativos de Madrid en COPE, nos atiende para hablar de la región que lidera la economía del país y para recordar otros tiempos y otras gentes..., incluso su larguísima etapa en la redacción del viejo diario YA en papel.

Maestro Ángel del Río, ¿en qué se parece el Madrid que Vd. conoció cuando empezaba en el periodismo al Madrid de hoy?

En que sigue siendo una ciudad con un enorme poder de atracción, acogedora y solidaria, llena de vitalidad y también con grandes desequilibrios sociales. Madrid es hoy más hermosa desde el punto de vista estético, pero también más difícil, más complicada para la movilidad; más europea y menos tercermundista en sus extrarradios, pero sigue sin aprobar algunas de las viejas asignaturas pendientes, como el reequilibrio social, la marginación, la indigencia, la inseguridad y el comportamiento cívico, con un elemento añadido: la violencia de género. Madrid ha avanzado espectacularmente en infraestructuras y la ampliación de la red de Metro ha sido el hecho más significativo.

 ¿Cree que la información local se ha politizado mucho?

 Sí, porque en Madrid se “cuece” la política nacional; porque tanto en la Comunidad como en el Ayuntamiento de la capital, la política se escribe con letras mayúsculas y las decisiones que se toman siempre tienen gran calado político, por el enfrentamiento de estas dos instituciones con el gobierno central y porque electoralmente en Madrid los partidos políticos se juegan mucho. Hay que tener en cuenta de que los aspirantes a la presidencia del Gobierno son, todos, candidatos por Madrid.

En Madrid hay algunos “mitos”, como el de la “movida”…, ¿en qué consistió, bajo su punto de vista, la famosa “movida” y qué aportó a la ciudad (si es que aportó algo)?

Cuando le preguntábamos al entonces alcalde, Enrique Tierno, qué significaba la movida, él, siempre con su puntito de calculado cinismo, decía que no sabía que era eso, que alguien se lo había inventado y endosado a él, pero que si era la expresión de una ciudad más libre y divertida, pues era suficiente. Creo que la movida tuvo una parte de creatividad importante y mucho de parafernalia artificial en la que hubo más paja que otra cosa. Lo cierto es que muchos creadores de medio pelo aprovecharon la circunstancia, hicieron de la movida un movimiento progresista y se lucraron de forma exagerada, se hicieron millonarios. Después, acabada la movida, desaparecieron de la escena artística y se helaron sus cuentas corrientes.

¿Cuál ha sido, a su juicio, el mejor alcalde que ha tenido Madrid en los últimos 30 años de democracia?

Siempre me resulta complicado responder a esta pregunta, porque no sería justo destacar a alguien como el mejor alcalde de la Villa. Gestionar el día a día de esta ciudad es tarea difícil, en la que se cometen errores y aciertos. Cada uno de los regidores ha tenido un perfil distinto en la gestión y todos algo en común: la capacidad de entrega y servicio a favor de los intereses de los madrileños.

Usted ha escrito 25 libros de Madrid…, ¿sigue siendo Madrid, para los madrileños, una ciudad desconocida, al menos en parte?, ¿es posible conocer todo Madrid?

Madrid es una ciudad que nos sorprende cada día, hasta el punto de que quienes nos dedicamos a la información, siempre encontramos una posibilidad de ampliar esa actividad a la de escribir sobre Madrid, que es una fuente inagotable. Madrid es una ciudad nunca suficientemente conocida, ni siquiera por los madrileños más “madrileñistas”. Madrid siempre está por descubrir y sorprender y, afortunadamente, nunca terminaremos de conocer del todo a esta ciudad.

Le doy dos nombres para que me haga una rápida semblanza de cada uno, en pocas palabras: Álvarez del Manzano, Ruiz Gallardón.

Manzano: honestidad, dedicación, capacidad de gestión, trabajo. Gallardón: imaginación, atrevimiento, sentido más político que gestor de la alcaldía, inteligencia, no siempre bien administrada.

Usted ha vivido de cerca algo que ahora está tan de actualidad como el nacimiento de la autonomía, del Estatuto autonómico madrileño…, una región que, al contrario que otras, no encuentra su sentido en la diferenciación, sino siendo un crisol de culturas, ¿no le parece?

La región de Madrid tuvo que engancharse como furgón de cola al tren de las autonomías, y se quedó a solas con sus circunstancias, tan diferentes a las del resto. La Comunidad de Madrid ha demostrado su sentido de la solidaridad y la cooperación, no siempre correspondida, y de forma especial, ignorada, “castigada” por el Gobierno central. Suelo decir que Madrid es “la malquerida del Estado”. Lo siento, pero es así. Siendo un crisol de culturas, sin reivindicaciones históricas, aunque las puede tener, siendo generosa, altamente productiva, no debería ser tratada como a veces se la trata. Quizá nuestro Estatuto de Autonomía se quedó corto en exigencias y eso se paga con la indiferencia que no merecemos.

¿Qué supone para Vd. ser Cronista de la Villa?, ¿le queda algo por conseguir en la profesión, algo que le ilusione especialmente después de toda una vida en el periodismo?

Es lo mejor que le puede pasar a un madrileño de nacimiento, de vocación, de profesión y de militancia matritense activa. Es un título honorífico que me llena de orgullo, lo mejor que me podía pasar a nivel profesional y emocional. Mi ilusión permanente, nunca satisfecha del todo, es seguir hablando, contando, investigando y escribiendo sobre Madrid. Y si algún día por ello me dan el Nobel al amor por una ciudad, pues bienvenido sea. ¡Je, je…!

Hábleme de los jóvenes periodistas de información local: qué cosas buenas ve en ellos, en qué se distinguen, ¿sigue habiendo verdadera vocación en este oficio de contar cosas?

Allá donde puedo predicar, o simplemente hablar sobre periodismo, destaco lo importante que para un profesional es la información local. Así como el político que empieza siendo concejal tendrá una experiencia de primera mano a la hora de asumir otras responsabilidades, el periodista que se ha especializado en local, tiene un nivel de conocimiento con carácter general, porque hacer información local es hacer instituciones, política, economía, laboral, medio ambiente, urbanismo, sucesos, sociedad… y sobre todo, es conectar con los problema más reales, que son los más cercanos, lo que se expresan a través de las inquietudes directas de los ciudadanos. Actualmente hay buenos profesionales en esta parcela, pero quizá les falte el grado de compromiso de otras generaciones para involucrarse no sólo en la información y la crítica, sino en la construcción de una ciudad mejor y socialmente más equilibrada.

Y por último, usted pasó nada menos que 18 años en el YA en papel…, ¿qué le parece nuestra idea de recuperar la marca en Internet?, ¿piensa que “tenemos sitio”?

Es una alegría, porque mi paso por el YA fue un etapa imborrable, donde no sólo me hice como periodista, sino también como persona. Fue mi casa y sigue siendo mi casa en los recuerdos y las emociones. Por eso la noticia del YA en internet me colma de satisfacción, porque es un reto apasionante recuperar aquel espíritu profesional, aquel compromiso de periodismo responsable, independiente, basado en los valores del humanismo cristiano y la verdad del Evangelio. Yo auguro un gran futuro al “nuevo” YA, que es el hijo electrónico del viejo YA de papel que un día murió por inanición, porque entre todos los maltrataron y él solito se cerró. El nuevo YA tiene un sitio en el panorama periodístico, el sitio que desde su aparición no ha ocupado ningún otro periódico.

 

Etiquetas:ángel del ríoMadrid