Home

Diario YA

¿Qué debemos hacer frente a un tirador o atacante suicida?

Daniel Ponce Alegre. Diplomado en Seguridad y Defensa - UNED. En los últimos años la actividad terrorista ha ido evolucionando, tanto en sus procedimientos como en sus actuaciones, hasta llegar a los últimos atentados de tipología " Kamikaze " y con hombres ( o mujeres como las chechenas suicidas " viudas negras " ) que cargados de explosivos o armados disparan indiscriminadamente con sus fusiles en grandes aglomeraciones o que utilizan distintos métodos para realizar ataques de enorme impacto.

A través de este tipo de ataques han conseguido generar, sin duda, una sensación de pavor en muchos ciudadanos de los países europeos. Ante este incremento general del Nivel Pánico, varias Oficinas de Seguridad e Inteligencia han elaborado guías con las que se pretende ayudar a " reconocer la amenaza terrorista ", proporcionando en ellas algunas recomendaciones sobre cómo actuar ante estas situaciones y conseguir protegerse de las mismas, es decir, actuar cuando se produce un ataque de estas características. Todas ellas tienen puntos en común en sus recomendaciones para el personal civil que pudiera encontrarse ante un ataque de este tipo.

Desde este Diario, comprometido con la Seguridad Ciudadana, la Defensa de España y de nuestra Civilización Cristiana, queremos hacernos eco de ellas y analizarlas. La Directriz Principal es mantenerse a salvo. Para ello deberemos correr, tratando de escapar de una forma segura, insistiendo a otros a que también lo hagan y ayudándolos si es posible. No se preocupe por sus pertenencias, lo importante es su vida, integridad física y seguridad.

En caso de no poder escapar de forma segura, trate de ponerse a cubierto, y siempre que pueda donde los disparos no atraviesen. Hay que tratar de estar atento a las salidas, de mantener la calma sin gritar y bajar el volumen del teléfono móvil o desconectarlo. Si está encerrado trate de bloquear la entrada y aléjese de ella. En cuanto pueda, trate de avisar a la policía y de proporcionar toda la información posible, lugar, número de atacantes, actitud y tipo de armas que llevan, y si hay víctimas o rehenes.

Cuando llegue la policía, siga las instrucciones de los agentes. Si se inicia un tiroteo agáchese en un lugar seguro o túmbese en el suelo, manteniendo sus manos a la vista, y no salga corriendo en dirección a los agentes para que no le tomen por un posible criminal.

En caso de no poder escapar o esconderse del agresor de forma segura, enfréntese a él como último recurso. Busque algún elemento que le sirva de ayuda para defenderse y sea agresivo sin dudarlo, actuando de manera rápida y contundente, luchando por su supervivencia.

Estos consejos, directrices de protección y seguridad, y pautas de inteligencia en estas situaciones de crisis, se han elaborado para personal civil que pudiera verse inmerso en un ataque de este tipo pero en toda particular ocasión hay un punto de partida común: Mantener la calma, estar concentrado buscando una rápida solución y luchar, Dios mediante, por la propia supervivencia.

Etiquetas:terrorismoyihadismo