Home

Diario YA

Pedro Sánchez, prometió su cargo ante el rey sin la presencia de la Biblia ni de un crucifijo delante

ALEA JACTA EST

Rafael Nieto. Algunos medios destacan en sus crónicas que, por primera vez en democracia, el nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, prometió su cargo ante el rey sin la presencia de la Biblia ni de un crucifijo delante. Probablemente ignoren estos compañeros que lo uno y lo otro, la Biblia y el crucifijo, no pintan ya nada en España.

Hubo un tiempo en España en el que no era necesario falsear el CV, como no había necesidad de falsear nada

TITULITIS AGUDA

Rafael Nieto. Hubo un tiempo en España en el que no era necesario falsear el CV, como no había necesidad de falsear nada. Las cosas eran lo que parecían, y cuando se llegaba a la política no era para aparentar, ni para medrar, ni para acumular bienes u honores, sino para servir a España y a los españoles. Se hacían los estudios, cada uno los que podía, después se trabajaba en la empresa privada, y la llegada a la política era la desembocadura natural de una vida plena, donde la madurez se transformaba en la experiencia y el criterio que tan importantes son para el servicio público.

La izquierda aberrante

Rafael Nieto. Como saben muchos de nuestros oyentes, en el libro DEFENDER LA VERDAD (Ediciones Esparta, 2017) he intentado subrayar algunas de las peores lacras sociales de la modernidad, entre las cuales, sin duda, la peor de todas es el relativismo moral, arma del Nuevo Orden Mundial y de la masonería universal para subvertir el orden natural de las cosas. De esas lacras, acaso la peor de todas sea la nefasta ideología de género, que pervierte la inocencia juvenil, desbarata el equilibrio de la familia tradicional y convierte a las personas en meras herramientas a disposición del lobby gay, homosexualista e izquierdista-liberal. Todo en ese proyecto ideológico es absolutamente demoniaco.

ESPAÑA O CONSTITUCIÓN

Rafael Nieto. De la misma manera que, incomprensiblemente, entre la Patria o un partido político, la mayoría de los españoles elige, sin dudarlo, a su partido, los tiempos actuales nos dejan la paradoja inaceptable de que, entre España o la Constitución, una inmensa mayoría de nuestros compatriotas elige lo segundo. Sin darse cuenta, unos y otros, de que sin España no habría Constitución, de que sin España no habría partidos políticos a los que votar. Y no solamente eso, sin darse cuenta tampoco de que son precisamente esta Constitución y casi todos los partidos del arco parlamentario los que están liquidando España poco a poco, pero sin descanso.

Y CATALUÑA DECLARÓ LA INDEPENDENCIA

Rafael Nieto, director de Sencillamente Radio, en Radio Inter El 22 de diciembre de 1935, en un mitin celebrado en Sevilla, José Antonio Primo de Rivera pronunció estas palabras: "España no es sólo esta tierra; para los más, escenario de un hambre de siglos. España no es nuestra sangre, porque España tuvo el acierto de unir en una misma gloria a muchas sangres distintas. España no es siquiera este tiempo, ni el tiempo de nuestros padres, ni el tiempo de nuestros hijos. España es una unidad de destino en lo universal. Esto es lo importante.

MEMORIA, DIGNIDAD Y JUSTICIA

Rafael Nieto. Lo peor con diferencia de la democracia española no es que se cometan delitos terribles, ni que haya una corrupción galopante, ni que la degeneración moral no conozca límites. Lo peor es que nos han acostumbrado a ello. Y ya casi ningún español emite algo distinto a un bostezo cuando asiste a cualquier aberración, tal es el grado de confusión entre lo bueno y lo malo, lo justo o lo injusto, lo verdadero o lo falso.

CARIÑO A LOS DELINCUENTES

Rafael Nieto, director de Sencillamente Radio, en Radio Inter El buenismo es a la bondad lo que el libertinaje a la libertad. Es una burda manipulación. El debate de esta semana en el Congreso sobre la derogación de la prisión permanente revisable ha vuelto a poner delante de nuestros ojos cómo es, salvo contadas excepciones, la clase política de este país.

BURLARSE DE LAS VÍCTIMAS

Rafael Nieto, director de Sencillamente Radio, en Radio Inter. Una de las características típicas de las democracias que no lo son, como la que venimos padeciendo en España desde la muerte de Franco, es que los poderes públicos, la clase política y los entes de dudosa legitimidad (pero siempre bien dotados de dinero público), se cachondean de las personas más indefensas y dolientes, y con especial ahínco de las víctimas del terrorismo. Las víctimas han pasado de ser respetadas, cuidadas y queridas, a ser objeto permanente de escarnio y burla, por la sencilla razón de que la moral pública ha desaparecido, y ahora no hay más que Fe que la Fe en el dinero y en los vicios.

ADORANDO UNAS URNAS

Rafael Nieto,  director de Sencillamente Radio, en Radio Inter. La propaganda democratista ha hecho que el antiguamente honorable pueblo español acepte de buena gana cualquier tinglado que consista en meter una papeleta en una urna, y le importa poco para lo que sirva el resultado de las elecciones, o lo que la casta política vaya a hacer con su voto. El mero hecho de ir a votar se considera ya una especie de ritual sagrado, el equivalente a cuando antaño íbamos masivamente a la iglesia a rezar, o a la calle a procesionar. Pero como les vengo diciendo, el diosecillo de nuestro tiempo es la democracia.

ólo había que escuchar al pobre Puigdemont para ver los efectos terribles que produce en el cerebro el mantenimiento de la mentira durante décadas

DELIRIOS DEMENTES

Rafael Nieto, director de Sencillamente Radio, en Radio Inter Sólo había que escuchar al pobre Puigdemont para ver los efectos terribles que produce en el cerebro el mantenimiento de la mentira durante décadas. Ese infeliz, en su atribulado discurso victimista, apenas era capaz de decir nada que tuviese el más mínimo asomo de realidad. Todo en esa mente perturbada era ficción, todo en su atropellada diatriba eran invenciones de bulto, como un Don Quijote separatista dispuesto a subirse en Rocinante para embestir a los malandrines castellanos, disfrazados de molinos de viento. El choque de trenes se ha producido, y las consecuencias aún tardaremos un poco en verlas.