Home

Diario YA

HORROR, TUMBA, SACRILEGIO

Fidel García Martínez. La extracción del cadáver de Francisco Franco de su sepultura en la Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos sin  ninguna razón para la misma, sino por el empecinamiento de Pedro Sánchez y su cohorte  pretoriana encabezada por Carmen Calvo y Adriana Lastra y presentar el sacrilegio como un botín para ganar unas  elecciones. Lo que iba a ser una operación sacrílega, pero muy discreta, se ha  convertido en realidad en una maniobra propagandística de mal gusto y patética.

¿Ha dado la conferencia episcopal su placet a la expulsión de los benedictinos del Valle de los Caídos?

Francisco Torres García.- No soy lector habitual de Vida Nueva, no me gusta su planteamiento y por tanto me interesan poco sus contenidos. Normalmente no abro los enlaces que me envían alguno de sus lectores, no estoy en su onda. Sin embargo he tenido que prestar atención a una entrevista realizada hace unos días al Secretario General del Episcopado y obispo auxiliar de Valladolid don Luis Arguello. Quien por cierto debería aclarar si el joven retratado en un acto del PCE cerca de Santiago Carrillo es él o se trata de un fake news de la red.

¿Por qué profanar la sepultura de Franco?

Luis Gómez, pbro. Cuando se buscan explicaciones para poder comprender acontecimientos que se están produciendo, en el presente, es habitual  acudir al pasado. El esperpento de la profanación de la sepultura de Franco, con tintes de astracanada si no fuera por el daño que produce a muchas personas y por el peligroso precedente que supone, hace necesario el retrotraernos, como referencia, a lo sucedido en los tiempos del mal llamado régimen franquista tan denostados hoy por la avasalladora maquinaria propagandística del totalitarismo socialista. Sin pretender agotar todas las explicaciones posibles, expondremos tres.

"seamos como lo fue el Caudillo, constructores de un mundo nuevo que cimentado en los valores evangélicos se transforme en una verdadera Civilización del Amor"

ESTA ES LA HOMILÍA DE LA INHUMACIÓN DEL GENERALÍSIMO FRANCO

Querida familia:

Nos encontramos ante el altar del sacrificio para participar del misterio de la transustanciación y ser testigos vivos de la actualización sacramental de la pasión, muerte y resurrección de Cristo, y lo hacemos junto a los restos mortales de su Excelencia D. Francisco Franco que tantas veces se postraba como católico ejemplar ante el Misterio Eucarístico que ahora vamos a celebrar.

En el Sacramento de la Eucaristía somos testigos, místicamente hablando, de cómo Nuestro Señor Jesucristo abre de par en par su Corazón a la humanidad “y al punto sale sangre y agua” (Jn,19,31ss), la sangre que simboliza la vida que se entrega y el agua que manifiesta el espíritu que se dona, Sangre y Agua de un Dios encarnado que se ofrece en el altar de la cruz como víctima propiciatoria por todos los hombres y como alimento de salvación que nos hace gustar, ya en este mundo, las delicias del Cielo prometido.

¿GUERRA CIVIL O TRAGEDIA RELIGIOSA?

Fidel García Martínez Después de ocho décadas, pervive hoy una gran mentira, que se manifiesta de forma patética y desoladora en la truculenta  profanación de la  tumba de Francisco Franco y que con ardor guerrero defiende el Gobierno de Pedro Sánchez y casi  todos los medios de comunicación afines; esta mentira se puede sintetizas así: La Iglesia Católica defiende a tiranos. Esta mentira se inició en los años 30, cuando el comunismo soviético, alcanzó su máxima popularidad no sólo en España, sino en la Europa Occidental y en los EE.UU, con la película, basada en la  novela de Heminguay , Por quién  doblan las campanas.

Heredera de La Cruzada Española

La Fraternidad San Pío X condena la decisión de profanar y trasladar los restos mortales de Franco

Daniel Ponce Alegre. Teólogo. Pontificia Academia Eclesíastica, de CC. Sociales y Políticas. " La Casa Autónoma de España y Portugal de La Fraternidad Sacerdotal San Pío X condena de manera firme y solemne la decisión de profanar y trasladar los restos mortales del Generalísimo D. Francisco Franco Bahamonde, Caudillo de España desde 1939 a 1975 ". Con estas palabras, el Reverendo P. Philippe Brunet, Superior de La Casa Autónoma de España y Portugal, da comienzo al Comunicado Oficial que con motivo de la profanación se publicó el pasado 27 de octubre.

Se presenta una biografía personal de Franco

“En 1945 el donativo de Franco al Patronato de Presos era de 250.000 pesetas”

Redacción Diario Ya.- Este martes, a las 19.00 horas, en el Casino de Madrid se presenta una obra que, sin duda, no va a dejar indiferente a nadie y que tiene el valor de derruir lo que se definen como los “antimitos del antifranquismo”. Tras dos años de trabajo llega a las librerías el libro “Franco: una biografía en imágenes. Apuntes para un retrato personal” realizado por el historiador y colaborador de Diario Ya Francisco Torres García y por Dionisio Rodríguez. Cuenta además con un sorpréndente prólogo firmado por Luis Alfonso de Borbón y Martínez-Bordiú. En el acto de presentación intervendrán también el abogado Luis Felipe Utrera-Molina y el periodista Eduardo García Serrano. Por ello hemos conversado sobre esta obra con Francisco Torres.

El cuerpo de Francisco Franco no sólo ha sido exhumado sino que también ha sido secuestrado

Exhumación: abuso de poder

Luis Losada Pescador. La exhumación de Franco es el paradigma del abuso de poder. Primero, la utilización de un decreto para algo que tras 44 años es evidente que no es de urgente necesidad. Después, por negar la inhumación en el lugar elegido por la familia, negando el derecho fundamental de enterrar a tu familiar donde te parezca oportuno.

Según la Iglesia católica, la profanación se reviste de especial gravedad cuando se lleva a cabo de manera organizada y en grupo

La batalla de Cuelganuros: la última victoria sobre sus enemigos de Francisco Franco Bahamonde

Laureano Benítez Grande-Caballero En esta era de posdemocracia globalista ―o sea, de dictacracia―, las masas aborregadas, totalmente descristianizadas y ferozmente adoctrinadas en el relativismo, tienden a pensar que nada es pecado, que la única verdad es la que se dictamina desde las cúpulas de la casta política, hasta el punto de que si un Tribunal sentencia que es legal exhumar un cadáver en contra del deseo de su familia, robándolo de un espacio consagrado, mediante un decreto que es un monumento a la inconstitucionalidad, eso no es delito. Y, si no es delito, por supuesto que tampoco será pecado…

Sospecho que la maniobra tiene todo el tufo de lo que llamaría, con perdón, simbolismo esotérico o de ritual sectario

Franco: Algo más que electoralismo

MANUEL PARRA CELAYA.  Va a ser la primera y la última vez que escribo sobre la profanación de la sepultura de Francisco Franco, el que fue denominado Caudillo y efectivo Jefe del Estado español hasta su fallecimiento, por causas naturales, en 1975. Por una parte, porque ya está casi todo dicho por plumas más prestigiosas que la mía; por otra, porque coincido plenamente con la frase del gran periodista Enrique de Aguinaga: Ser franquista a estas alturas es un anacronismo; ser antifranquista, una estupidez.